Resumen: Diplomacia, de Kissinger – Capítulo 23 – La crisis de Berlín

En 1994, Henry Kissinger publicó el libro La Diplomacia. Él fue un diplomático erudito y renombrado que sirvió como Consejero de Seguridad Nacional de los Estados Unidos y Secretario de Estado. Su libro ofrece un amplio panorama de la historia de las relaciones exteriores y del arte de la diplomacia, con un énfasis especial en el siglo XX y el mundo occidental. Kissinger, conocido por su alineación con la escuela realista de Relaciones Internacionales, explora los conceptos del equilibrio de poder, de la razón de estado y de la Realpolitik a través de diferentes épocas.

Su trabajo ha sido ampliamente elogiado por su alcance y complejidad. Sin embargo, también ha sido criticado por su enfoque en individuos en lugar de en fuerzas estructurales, y por presentar una visión reduccionista de la historia. Además, los críticos han señalado que el libro se concentra excesivamente en el papel individual de Kissinger en los eventos, potencialmente exagerando su impacto sobre ellos. De todos modos, sus ideas merecen ser consideradas.

Este artículo presenta un resumen de las ideas de Kissinger en el vigésimo tercer capítulo de su libro, titulado «El ultimátum de Jruschov: la crisis de Berlín, 1958-1963».

Puede encontrar todos los resúmenes disponibles de este libro, o puede leer el resumen del capítulo anterior del libro, haciendo clic en estos enlaces.


Durante la Conferencia de Potsdam, se acordó que Berlín sería controlado conjuntamente por Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y la Unión Soviética, estableciendo el escenario para el estatus único de la ciudad, separada tanto de Alemania Oriental como Occidental. Berlín fue dividida en sectores gestionados por cada uno de los Aliados, creando una anomalía geopolítica en el corazón de Alemania Oriental. Esta configuración convirtió a Berlín Occidental en un faro de prosperidad occidental y una puerta de escape para los alemanes orientales que deseaban huir del régimen comunista. La ausencia de protocolos claros para el acceso a Berlín llevó al bloqueo soviético en 1948, que fue sorteado por el puente aéreo occidental, aunque las ambigüedades legales sobre el acceso persistieron.

El continuo crecimiento de Berlín como un centro industrial subrayó su vulnerabilidad; los enlaces de transporte esenciales para su supervivencia eran fácilmente interrumpidos. El primer ministro soviético, Nikita Jrushchov, vio la posición precaria de Berlín como un punto estratégico de presión contra Occidente. Sus amenazas públicas y maniobras a finales de la década de 1950 estaban dirigidas a poner fin al gobierno de cuatro potencias sobre la ciudad y presionar a Occidente para que negociara y legitimara al gobierno de Alemania Oriental.

A pesar de las esperanzas occidentales de un cambio soviético hacia la coexistencia pacífica, las acciones de Jrushchov, como el lanzamiento del Sputnik, sugerían una ventaja soviética en la Guerra Fría. Predijo audazmente la superioridad del sistema socialista e inició ofensivas diplomáticas para explotar las vulnerabilidades percibidas de Occidente. Las demandas de Jrushchov de un nuevo estatus para Berlín y Alemania Oriental en 1958 fueron un desafío directo a las políticas occidentales, amenazando con entregar el control del acceso a Alemania Oriental.

La crisis de Berlín puso a prueba el compromiso del canciller alemán occidental Konrad Adenauer de alinearse con Occidente frente a las tendencias neutralistas dentro de Alemania. Adenauer creía que cualquier reconocimiento de Alemania Oriental socavaría la posición política y estratégica de la República Federal. Vio el ultimátum de Jrushchov como un intento de aislar a Alemania Occidental y forzarla a negociaciones desventajosas que mantendrían el statu quo o empoderarían a Alemania Oriental a expensas de la unificación alemana.

En esencia, Adenauer se opuso a cualquier cambio que debilitara los lazos de Alemania Occidental con Occidente y abogó por una estrategia de negociación que demostrara los beneficios de la alineación occidental. Se opuso firmemente a hacer concesiones en respuesta a las presiones soviéticas, defendiendo en su lugar una postura firme que priorizara las elecciones libres y una fuerte alianza occidental en la configuración del futuro de Alemania.

La insistencia del canciller Konrad Adenauer en la importancia de Berlín y sus temores sobre la reunificación alemana no fueron universalmente aceptados entre sus aliados occidentales, especialmente en Gran Bretaña. El primer ministro Harold Macmillan y el pueblo británico eran reacios a involucrarse en conflictos potencialmente desastrosos por Berlín, una ciudad devastada por la guerra y simbólica de la agresión alemana pasada. Gran Bretaña, habiendo sido arrastrada dos veces a conflictos globales iniciados por Alemania, priorizó su alianza con Estados Unidos sobre los enredos europeos. En consecuencia, los funcionarios británicos veían las preocupaciones de Adenauer como una muestra exagerada de nacionalismo más que como cálculos estratégicos genuinos.

En contraste con la postura cautelosa de Gran Bretaña, el presidente Eisenhower tenía la pesada responsabilidad de decidir si Estados Unidos se involucraría en una guerra nuclear por Berlín. La aparición de las armas nucleares había ofrecido inicialmente a Estados Unidos una ventaja estratégica sin igual. Sin embargo, a medida que la Unión Soviética desarrolló sus capacidades nucleares, el potencial de destrucción mutua limitó las opciones estratégicas estadounidenses. La doctrina de represalias masivas, aunque efectiva en teoría, perdió credibilidad a medida que ambas superpotencias alcanzaron la paridad nuclear. El potencial de pérdida catastrófica de vidas debido a un conflicto nuclear hizo que las posturas militares agresivas fueran insostenibles, llevando a un callejón sin salida diplomático.

El enfoque de Eisenhower durante la crisis de Berlín reflejaba una preferencia por calmar los temores domésticos en lugar de adoptar una postura agresiva. Sus declaraciones públicas minimizaban la probabilidad de un conflicto militar por Berlín, enfatizando una resolución diplomática y rechazando el uso de la fuerza nuclear. Esta postura se vio en parte influenciada por la creencia de que Jrushchov, a pesar de su bravuconería, se centraba principalmente en asuntos internos y buscaba la coexistencia para permitir reformas económicas dentro de la Unión Soviética.

El presidente francés Charles de Gaulle, que había regresado al poder recientemente, no compartía la perspectiva angloamericana. De Gaulle vio la crisis de Berlín como una oportunidad para fortalecer el vínculo de Francia con Alemania Occidental y posicionar a Francia como un actor central en la política europea. A diferencia de sus homólogos, De Gaulle desestimó la utilidad de las negociaciones que parecían acomodar las demandas soviéticas sin beneficios reales para Occidente. Argumentó que los desafíos soviéticos no se trataban de agravios específicos sino que reflejaban debilidades sistémicas más profundas dentro de la Unión Soviética. De Gaulle creía que acomodar las demandas soviéticas solo envalentonaría sus aventuras en política exterior y potencialmente llevaría a Alemania a buscar soluciones en el Este, socavando la unidad occidental.

La estrategia de De Gaulle estaba moldeada por una política tradicional francesa que buscaba prevenir una Alemania unificada y poderosa, una política que había dominado las relaciones exteriores francesas durante siglos. No obstante, su posición durante la crisis de Berlín indicó un cambio hacia el compromiso con Alemania como un socio estratégico en lugar de un adversario histórico, reflejando una interacción compleja de estrategia diplomática e interés nacional. Esta postura permitió a De Gaulle la libertad de abogar por una resistencia firme a las demandas soviéticas, posicionando a Francia como una fuerza decisiva e independiente dentro de la alianza occidental.

El compromiso de Charles de Gaulle con la amistad franco-alemana no fue un cambio de corazón repentino, sino un giro estratégico que reflejaba el cambiante panorama geopolítico posterior a la Segunda Guerra Mundial. Históricamente, Francia había tratado de mantener a Alemania dividida o débil, una postura necesaria debido a las repetidas amenazas que Alemania planteaba para la estabilidad europea. La devastación de las guerras mundiales y la nueva realidad de una Europa del Este dominada por los soviéticos obligaron a De Gaulle a reconsiderar la política de larga data de Francia hacia Alemania. Al ver la futilidad en el antagonismo, De Gaulle buscó asegurar el futuro de Francia a través de una asociación con Alemania, apostando que una fuerte alianza podría gestionar mejor los asuntos europeos y contrarrestar la influencia soviética.

De Gaulle utilizó la crisis de Berlín para afirmar el papel de Francia como protector de la identidad europea y alinearse estrechamente con los intereses alemanes sin fomentar un enfoque alemán independiente que pudiera alinearse con los intereses soviéticos. Propuso que Francia apoyaría la unificación alemana y reconocería las fortalezas militares y económicas de Alemania, a cambio de que Alemania reconociera a Francia como el líder político en Europa. Este fue un movimiento calculado para fortalecer a Europa bajo el liderazgo francés en lugar de un compromiso emocional con la unidad alemana.

Mientras tanto, el secretario de Estado estadounidense John Foster Dulles buscó gestionar las tensiones en escalada a través de complejidades legales y maniobras tácticas, reminiscentes de su enfoque durante la crisis de Suez. Dulles exploró ajustes sutiles en los procedimientos de acceso a Berlín sin ceder terreno sustancial. Sugirió que los funcionarios de Alemania Oriental podrían actuar como agentes para los soviéticos, manteniendo la fachada del control soviético mientras interactuaban con funcionarios menos controvertidos de la RDA. Las propuestas de Dulles estaban destinadas a difundir la situación sin alterar la postura fundamental de Estados Unidos sobre la unificación alemana, pero generaron preocupaciones entre los líderes alemanes, particularmente Willy Brandt y Konrad Adenauer, quienes veían tales sugerencias como una socavación del objetivo de la reunificación alemana a través del apoyo occidental y elecciones libres.

Las perspectivas divergentes entre los Aliados se hicieron evidentes cuando Adenauer resistió las insinuaciones de Dulles sobre caminos alternativos hacia la unificación, temiendo que llevarían a un debilitamiento del compromiso occidental con una Alemania reunificada basada en principios democráticos. La respuesta alemana a las exploraciones de Dulles subrayó las profundas dudas sobre cualquier cambio de política que pudiera empoderar al régimen de Alemania Oriental o acomodar las demandas soviéticas.

La crisis subrayó la compleja interacción de las estrategias nacionales, con el primer ministro británico Harold Macmillan buscando negociaciones para evitar el conflicto, mientras que Eisenhower y Dulles navegaban la respuesta estadounidense, balanceando entre el compromiso diplomático y mantener una postura firme contra las demandas soviéticas. Las conversaciones exploratorias unilaterales de Macmillan en Moscú reflejaron una disposición a discutir posibles concesiones, un movimiento que parecía validar las percepciones soviéticas de la debilidad occidental.

El enfoque fluctuante de Jrushchov hacia el ultimátum de Berlín, marcado por bravuconadas y conciliaciones intermitentes, reflejaba las contradicciones internas dentro del liderazgo soviético y presagiaba la indecisión sistémica que caracterizaría más tarde a la Unión Soviética. Su fracaso en presionar sus demandas o en participar en negociaciones significativas dejó la crisis sin resolver, comprando tiempo inadvertidamente para que Occidente se reagrupara y reevaluara sus estrategias sin hacer concesiones irreversibles. Este período de inacción y negociación ejemplificó la dinámica compleja de la diplomacia de la Guerra Fría, donde las amenazas, los faroles y la búsqueda de salidas diplomáticas moldearon las interacciones entre las superpotencias y sus aliados europeos.

La visita de 1959 del líder soviético Nikita Jrushchov a Estados Unidos estuvo marcada por un alto nivel de entusiasmo público, reminiscente de la buena voluntad durante la Cumbre de Ginebra de 1955. La visita, destacando los intercambios culturales y la cooperación científica, fue vista en gran medida como un éxito a pesar de la falta de progreso en temas críticos como Berlín. Esto subrayó una creencia estadounidense prevaleciente de que los conflictos internacionales se debían a malentendidos más que a diferencias fundamentales en los intereses nacionales. Muchos estadounidenses esperaban que la exposición de Jrushchov a la cultura y los valores estadounidenses suavizaría su postura hacia Occidente.

A pesar de la reacción pública optimista, los problemas geopolíticos sustantivos, particularmente el estatus de Berlín, permanecieron sin resolver. El presidente Dwight D. Eisenhower mantuvo su postura de que la situación de Berlín necesitaba una resolución pacífica, posiblemente involucrando a la ciudad en convertirse en una «ciudad libre» desmilitarizada, garantizada por la ONU e integrada con Alemania Occidental. Empero, Jrushchov no persiguió ninguna discusión sustantiva sobre estas propuestas, permitiendo a los aliados occidentales ganar tiempo por defecto.

El retraso subsiguiente en abordar la cuestión de Berlín continuó con planes para una cumbre en París en mayo de 1960, que finalmente colapsó tras el incidente del avión espía U-2. Este evento proporcionó a Jrushchov un pretexto para descarrilar la cumbre, frustrando las discusiones que podrían haber incluido las ideas de Eisenhower sobre el estatus de Berlín. La reacción de Jrushchov al incidente del U-2 destacó su preferencia por la confrontación retórica sobre el conflicto real, un patrón que se repitió a lo largo de su manejo de la crisis de Berlín.

A medida que la situación de Berlín se estabilizaba temporalmente, la atención mundial se desplazó tras la fallida invasión de Bahía de Cochinos y la hesitación de Estados Unidos en Laos, lo que pareció confirmar a Jrushchov que el nuevo presidente estadounidense, John F. Kennedy, podía ser presionado. Esto llevó a una renovada intensidad en la Guerra Fría, con Jrushchov fijando otro plazo para resolver la cuestión alemana y mostrando el poderío militar soviético reanudando las pruebas nucleares.

La construcción del Muro de Berlín en agosto de 1961 simbolizó dramáticamente la división de Europa y las tensiones de la Guerra Fría. El muro, construido de la noche a la mañana, dividió física e ideológicamente a Berlín, atrapando a los alemanes orientales en un régimen comunista caracterizado por una represión brutal. La respuesta moderada de la administración Kennedy a la construcción del muro, enfatizando la contención estratégica sobre la confrontación militar, reflejó los cálculos complejos de la diplomacia de la Guerra Fría. Kennedy aumentó la preparación militar de Estados Unidos pero evitó el enfrentamiento militar directo sobre Berlín, enfocándose en objetivos estratégicos más amplios.

El enfoque de Kennedy hacia Berlín y la Guerra Fría difería significativamente del de Eisenhower. Mientras Eisenhower había intentado gestionar y contener la expansión soviética, Kennedy buscó una resolución más transformadora de la rivalidad soviético-estadounidense, tratando de abordar directamente los problemas subyacentes a través de negociaciones. Este cambio hacia el compromiso directo con la Unión Soviética marcó un cambio significativo en la política exterior de Estados Unidos, alejándose de la dependencia en las negociaciones multilaterales hacia un enfoque más unilateral que priorizaba el diálogo directo con el liderazgo soviético.

En la Era Nuclear, tanto Estados Unidos como la Unión Soviética enfrentaron un dilema único: sus arsenales nucleares eran suficientes para asegurar la supervivencia mutua, pero estas armas no eran adecuadas para lograr objetivos diplomáticos específicos sin incurrir en riesgos inaceptables. El potencial de consecuencias catastróficas hacía que incluso un riesgo mínimo de conflicto nuclear fuera intolerable, paralizando esencialmente a ambos lados para usar su poder militar para efectuar cambios diplomáticos. Este estancamiento fue evidente durante la administración Kennedy, que se encontró incapaz de romper el bloqueo con la Unión Soviética a través de medios diplomáticos sin debilitar la alianza de la OTAN o hacer concesiones que parecieran insuficientes para los duros soviéticos.

En medio de estos desafíos, la Casa Blanca buscó navegar un camino que pudiera acomodar algunas de las demandas de Nikita Jrushchov sin socavar los intereses estratégicos occidentales. Sin embargo, este esfuerzo luchó por ganar tracción, ya que ambas partes parecían atrapadas en sus posiciones. Estados Unidos flotó ideas como reconocer la RDA y otras demandas soviéticas, pero estas propuestas carecían de un claro beneficio de retorno, lo que las hacía difíciles de justificar tanto a nivel nacional como internacional.

Este período marcó un enfriamiento de las relaciones entre Washington y Bonn, con Estados Unidos instando cada vez más a Alemania Occidental a reconocer la realidad de dos estados alemanes, una postura que creó una tensión significativa con el canciller Konrad Adenauer. Estados Unidos se encontraba en un dilema: no podía permitirse ir a la guerra por Berlín, ya que los riesgos eran demasiado grandes, ni podía imponer una política a Alemania que pudiera fragmentar la alianza occidental.

Durante este tiempo, serví como consultor del Consejo de Seguridad Nacional, observando las dinámicas intrincadas y las estrategias a menudo conflictivas dentro de la Casa Blanca. Tradicionalistas como Dean Acheson eran resistentes a cualquier negociación que pareciera acomodar las demandas soviéticas, prefiriendo un enfoque más firme. Mientras tanto, yo abogaba por un liderazgo estadounidense proactivo en la creación de un plan futuro para Alemania, evitando ser reactivo a los movimientos soviéticos y manteniendo la cohesión de la alianza.

Mi compromiso con el canciller Adenauer durante este período subrayó la profunda desconfianza que se había desarrollado entre Estados Unidos y Alemania. A pesar de las tensiones, el compromiso de Adenauer con el liderazgo de principios era evidente. Valoraba la confidencialidad de las discusiones, particularmente en temas sensibles como la estrategia nuclear, lo que se enfatizó cuando se aseguró de que todos los registros de una sesión informativa particular fueran destruidos para mantener la integridad de las promesas hechas.

Estas experiencias durante la administración Kennedy destacaron las complejidades de la diplomacia de la Guerra Fría, donde la disuasión nuclear paradójicamente restringía y necesitaba negociaciones diplomáticas, estableciendo un equilibrio de poder tenso y precario.

En abril de 1962, la fricción entre Estados Unidos y Alemania había escalado significativamente. Una propuesta estadounidense filtrada para una Autoridad Internacional de Acceso, destinada a gestionar el tráfico hacia y desde Berlín, provocó controversia. Este plan, que involucraba una representación equitativa de partidos occidentales y comunistas y países neutrales potencialmente influenciados por los soviéticos, fue visto por el canciller Konrad Adenauer como una amenaza al estatus delicado de Berlín y una socavación del compromiso occidental con Alemania. Adenauer estaba particularmente preocupado de que el equilibrio de poder dentro de esta autoridad propuesta pudiera llevar a decisiones influenciadas por los miembros alineados con los soviéticos y los neutrales, en lugar de una postura occidental firme.

En un movimiento audaz, Adenauer criticó públicamente esta iniciativa estadounidense, cuestionando la neutralidad y el papel decisorio de Suecia, Austria y Suiza en la gestión del acceso a Berlín. Subrayó su desaprobación al destacar su desacuerdo más amplio con las prioridades de política exterior de Estados Unidos, particularmente el énfasis en la ayuda al desarrollo a expensas de los intereses alemanes en Alemania Oriental. Estos desacuerdos agudos culminaron en un rechazo público de la propuesta de la Autoridad de Acceso, enfatizando las graves reservas de Adenauer sobre sus implicaciones para la soberanía alemana y la seguridad de Berlín.

A medida que aumentaban las tensiones, el presidente Kennedy continuó explorando la estructura de la autoridad de acceso como una herramienta diplomática en las discusiones con el embajador soviético Anatoly Dobrynin, a pesar de la clara oposición de Adenauer. Esta exploración insinuaba una disposición a desafiar las posiciones alemanas en cuestiones clave, potencialmente tensando la Alianza Atlántica. Jrushchov, observando estos desarrollos, podría haber anticipado una ruptura dentro de la Alianza que podría haber sido explotada en beneficio soviético.

No obstante, la decisión de Jrushchov de desplegar misiles en Cuba en 1962 cambió dramáticamente el enfoque internacional. Esta apuesta fracasó, ya que la respuesta decidida de Kennedy no solo forzó la retirada de los misiles, sino que también debilitó significativamente la posición de Jrushchov en las negociaciones sobre Berlín. A principios de 1963, Jrushchov declaró que la eficacia del Muro de Berlín para contener la emigración de Alemania Oriental hacía innecesario un tratado de paz separado, poniendo fin efectivamente a la crisis inmediata de Berlín. Esto marcó un retroceso de sus estrategias agresivas anteriores, al haber fracasado en aprovechar sus maniobras cubanas para obtener una posición de negociación más fuerte sobre Berlín.

La crisis de Berlín destacó las limitaciones inherentes de la diplomacia nuclear. Ambos lados lidiaron con las peligrosas implicaciones de la guerra nuclear, lo que sofocó estrategias más agresivas. Los pasos en falso de Jrushchov en Berlín y Cuba reforzaron en última instancia la división de Europa en esferas occidentales y soviéticas, un statu quo que permaneció en gran medida sin desafío hasta el final de la Guerra Fría. El liderazgo soviético, escarmentado por los resultados de las crisis de Berlín y los misiles cubanos, se abstuvo de confrontaciones directas con Estados Unidos, recurriendo en su lugar al apoyo de guerras de liberación nacional como medio para extender su influencia.

El eventual reconocimiento de Alemania Oriental por parte de Occidente, que culminó en el Acuerdo Cuatripartito de 1971, se logró mediante negociaciones que confirmaron procedimientos de acceso férreos a Berlín y reafirmaron su estatus de cuatro potencias, sin que la Unión Soviética obtuviera la ventaja. Este enfoque constante subrayó la efectividad de la contención como una política estratégica a largo plazo, contribuyendo a la eventual caída del Muro de Berlín y la reunificación alemana en 1989.


Puede leer el resumen del próximo capítulo del libro haciendo clic en este enlace.


Posted

in

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *