Congreso de Viena: Participantes, Principios y Decisiones

Delegados de las potencias europeas en discusiones políticas en el Congreso de Viena, en un grabado de Jean-Baptiste Isabey.
Delegados de las potencias europeas en discusiones políticas en el Congreso de Viena, en un grabado de Jean-Baptiste Isabey. Imagen de dominio público.

El Congreso de Viena (1814-1815) fue una serie de reuniones diplomáticas que tuvieron lugar al final de la Era Napoleónica. En aquel momento, los países europeos se encontraban devastados por muchos años de guerra y dominados por parientes y amigos de Napoleón. Estos estados lograron reafirmar su independencia y debían organizar el continente de una manera que asegurase una paz duradera en él. Con esto en mente, se reunieron en la capital de Austria, inspirados por ciertos principios y con la autoridad para reconfigurar Europa. Sus deliberaciones condujeron a numerosos cambios en el mapa del continente y establecieron las bases para un período de política de grandes potencias conocido como el Concierto Europeo. Por eso, el Congreso de Viena fue un evento clave en la historia del siglo XIX.

Participantes del Congreso y Sus Intereses Nacionales

De izquierda a derecha, los representantes de las principales potencias europeas en el Congreso de Viena: Metternich (Austria), Castlereagh (Reino Unido), Alejandro I (Rusia), Hardenberg (Prusia) y Talleyrand (Francia). Imágenes de dominio público.

El Congreso de Viena contó con la asistencia de muchos diplomáticos, ministros de exteriores y jefes de estado de países europeos. Sin embargo, hubo cinco países que monopolizaron las discusiones y que orquestaron el acuerdo final. Estos fueron los protagonistas de la reunión y los intereses nacionales que representaban:

  • Ministro de Exteriores Príncipe von Metternich (Austria): Según Henry Kissinger, fue el principal arquitecto del orden de Viena. Su « habilidad consumada estaba en inducir a los países clave a someter sus desacuerdos a un sentido de valores compartidos ». Al hacerlo, buscaba mantener la hegemonía política de Austria y un equilibrio de poder en Europa Central.
  • Secretario de Asuntos Exteriores Vizconde Castlereagh (Reino Unido): Su objetivo era impedir que Francia recuperara su estatus de superpotencia y contener las aspiraciones de Rusia. Gran Bretaña deseaba que los países continentales permanecieran en paz y en equilibrio entre sí, preferiblemente respetando los deseos de los estados más pequeños. Mientras tanto, quería asegurar la hegemonía británica sobre las colonias de ultramar, las industrias y las rutas comerciales marítimas.
  • Zar Alejandro I (Rusia): Era un monarca conservador que abogaba por el absolutismo y deseaba combatir cualquier amenaza de revolución o republicanismo. Durante las Guerras Napoleónicas, había considerado brevemente reconfigurar Europa en términos liberales y constitucionales, pero pronto retomó sus tendencias autoritarias. En Viena, aspiraba a tomar control de Polonia, expandir el territorio ruso y establecer a Rusia como una gran potencia terrestre.
  • Canciller y Príncipe Karl August von Hardenberg (Prusia): Consciente de la rivalidad histórica entre austriacos y prusianos, deseaba asegurar la posición de estos últimos en las tierras del antiguo Sacro Imperio Romano. En particular, quería anexar toda Sajonia y partes del Ruhr.
  • Ministro de Exteriores Talleyrand (Francia): Había sido el brazo derecho de Napoleón en asuntos internacionales, pero permaneció en el cargo tras la ascensión al poder del Rey Luis XVIII. Su objetivo era evitar que Francia fuera degradada a una potencia de segundo rango y desmembrada por las potencias ocupantes. No obstante, el Rey desconfiaba de él y también llevaba a cabo negociaciones con otros estados, por separado.

Principios del Congreso

Durante el Congreso de Viena, ciertos principios guiaron las deliberaciones de los países europeos y fueron aceptados por ellos como marco para la reconstrucción del continente tras las guerras. Estos fueron los principales principios de Viena:

  • Legitimidad: La Revolución Francesa y las Guerras Napoleónicas habían destronado a varias dinastías absolutistas y las habían reemplazado con otros monarcas. Tras la derrota de los revolucionarios, Talleyrand quería asegurarse de que Luis XVIII mantuviera el trono francés, por lo que propuso el principio de legitimidad. Según este, todas las dinastías que gobernaban Europa antes de la Revolución eran legítimas y debían ser restauradas al poder.
  • Compensaciones: Durante el período revolucionario, Francia había tomado control de muchos territorios. Dado que esto era injusto, las tierras ocupadas debían ser redistribuidas entre las potencias europeas, compensándolas por las pérdidas de la guerra.
  • Equilibrio: El mapa de Europa no volvería a ser como antes de la Revolución. Más bien, surgiría un nuevo mapa, porque los territorios redistribuidos serían asignados con el objetivo de igualar las diferencias de poder entre los principales países. Si cada potencia europea quedaba satisfecha con este acuerdo, no habría razón para que estallara otro conflicto.
  • Intervenciones: Dado que los regímenes absolutistas de la Europa prerrevolucionaria eran legítimos, cualquier intento de derrocarlos debía ser abordado. Austria, Prusia y Rusia formaron la Santa Alianza, para intervenir en otros países y suprimir nuevas revoluciones, mientras que el Reino Unido prefería mantenerse al margen. En cualquier caso, algunos autores afirman que esta alianza no era más que una esperanza piadosa y que sus intervenciones eran más interesadas que altruistas.

Principales Decisiones del Congreso

En Viena, las cinco grandes potencias de Europa acordaron una serie de medidas destinadas a crear un nuevo orden internacional en el continente.

Gracias al trabajo de Talleyrand, Francia se salvó de la humillación de ser completamente derrotada. Por ejemplo, el territorio del país sería un poco más grande que antes de la Revolución. Además, los franceses tendrían que pagar una cantidad adecuada de reparaciones de guerra, y mientras no completaran los pagos, el país estaría temporalmente ocupado por las tropas de los vencedores.

La mayoría de las decisiones en Viena giraron en torno al intercambio de territorios, favoreciendo a los países que se habían opuesto a los franceses durante las Guerras Napoleónicas, en detrimento de Francia y sus aliados. Estos fueron los principales cambios territoriales:

  • Durante la última fase de la Revolución Francesa, Suiza había sido invadida por los revolucionarios y se había convertido en la República Helvética — un estado vasallo. Napoleón eventualmente tuvo que restablecer la Confederación Suiza, pero el país siguió dependiendo de los franceses. En Viena, Suiza sería restaurada como un país completamente independiente y neutral, y las potencias europeas garantizarían su neutralidad.
  • Napoleón había creado el Ducado de Varsovia en la región de la actual Polonia. Esta entidad fue abolida y su territorio dividido entre Austria, Prusia y Rusia.
  • Napoleón había creado la Confederación del Rin en la región de la actual Alemania. Esta entidad fue reemplazada por la Confederación Alemana — una asociación de 39 países alemanes, liderados políticamente por Austria y económicamente por Prusia. El objetivo era evitar que Francia se convirtiera en una potencia hegemónica en Europa Central.
  • Prusia adquiriría el Rineland y Sajonia, dos regiones con gran potencial económico.
  • Rusia adquiriría Besarabia (actual Moldavia y Ucrania) y el Gran Ducado de Finlandia, ya que había luchado por él contra Suecia.
  • Para compensar a Suecia por perder Finlandia, los suecos adquirirían Noruega — una región que había pertenecido a Dinamarca, un aliado francés. Los noruegos rechazaron este acuerdo, entraron en guerra, pero finalmente fueron derrotados y obligados a aceptar el gobierno del Rey de Suecia. Según el historiador Eric Hobsbawm, este arreglo favoreció al Reino Unido, porque dos estados compartirían el control del mar Báltico. Empero, la impopularidad del acuerdo persistió y no duraría mucho.
  • El Reino Unido se apoderó de ciertas colonias de los Países Bajos, ya que estos habían sido aliados de Francia — especialmente, la Colonia del Cabo (Sudáfrica), Ceilán (Sri Lanka) y una parte de Guyana.
  • Para compensar a los neerlandeses por perder estas colonias, adquirirían Bélgica, que entonces era los Países Bajos austríacos, porque Austria había sido un aliado de Francia. Este intercambio de territorio llevaría a la creación del Reino Unido de los Países Bajos, comprendiendo las actuales Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo (los países del Benelux).
  • Para compensar a los austriacos por perder Bélgica, adquirirían ciertos territorios en la Península Italiana. El Papa también recuperaría el control sobre territorios en la misma región.

Además de estos ajustes territoriales, las potencias de Viena también acordaron otras medidas que cambiaron el orden mundial en ese momento:

  • Se restauraría la Compañía de Jesús, tanto en Europa como en territorios coloniales. Era una orden religiosa dentro de la Iglesia Católica que había sido suprimida durante las décadas anteriores.
  • Se condenó el comercio de esclavos. Sin embargo, su abolición efectiva solo llegaría muchos años después, tras una feroz resistencia de países que dependían de la esclavitud, como Brasil.

Conclusión: Orden Europeo después de Viena

El Congreso de Viena comenzó cuando Napoleón parecía derrotado y fue enviado al exilio en la Isla de Elba. Mientras las potencias se reunían, él logró escapar, regresar a Francia y desafiar brevemente a sus adversarios, antes de ser derrotado por última vez y enviado a la Isla de Santa Elena. Con Napoleón fuera del camino, los monarcas, ministros de exteriores y diplomáticos europeos procedieron a concebir un nuevo orden mundial — uno en el que prevalecía la política de las grandes potencias. El acuerdo de Viena inauguró el Concierto Europeo, un período de paz y entendimiento mutuo, basado en relaciones amistosas entre los cinco países más poderosos del continente: Austria, Prusia, Rusia, Francia y el Reino Unido. Harían falta algunas revoluciones y guerras para superar este arreglo.


Posted

in

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *