Revolución Francesa: Resumen, Causas y Fases

Nobles franceses siendo llevados por revolucionarios. © CS Media.

La Revolución Francesa (1789-1799) fue un período de grandes cambios en Francia. Fue causada por una serie de crisis en el país, que proporcionaron el telón de fondo para la proliferación de ideas de la Ilustración. Comenzó cuando la burguesía quiso deshacerse de los privilegios otorgados a clérigos y nobles, pero pronto se convirtió en algo mucho más grande. La Revolución establecería una monarquía constitucional en Francia, para luego abolir completamente la monarquía. Mientras tanto, las potencias extranjeras intentarían detener la marea revolucionaria, en vano. La Revolución Francesa abriría grietas en los estados europeos modernos y terminaría en 1799, con el ascenso al poder de Napoleón Bonaparte.

Según el historiador Eric Hobsbawm en el libro La Era de la Revolución, la Revolución Francesa fue la más importante de su tiempo, debido a unas características peculiares que tenía. Ocurrió en el país más poderoso y poblado de Europa, aparte de Rusia. Además, involucró a las masas y fue « inmensurablemente más radical que cualquier levantamiento comparable ». Finalmente, fue una revolución ecuménica, porque sus ideales resonarían en todo el mundo.

Resumen de la Revolución Francesa

  • Fue causada por una serie de crisis políticas, sociales, económicas y administrativas que perturbaron el reinado absolutista de Luis XVI.
  • Comenzó cuando el gobierno quiso imponer impuestos a clérigos y nobles, ambos lo rechazaron, y el pueblo común quiso establecer una Constitución francesa, para limitar los poderes y privilegios de las clases altas.
  • Después de asaltar la Bastilla, el pueblo se dividió en facciones vagamente definidas: Girondinos (la Derecha), Jacobinos (la Izquierda), La Llanura o El Pantano (el Centro) y los Sans-Culottes (la Extrema Izquierda).
  • La 1ª fase de la Revolución fue la Asamblea Nacional, dominada por los Girondinos, que instituyó una Monarquía Constitucional y abolió ciertos privilegios de clase.
  • La 2ª fase de la Revolución fue la Convención Nacional, dominada por los Jacobinos y los Sans-Culottes, que instituyó una República e introdujo medidas radicales, como ejecuciones masivas (el Reinado del Terror).
  • La 3ª y última fase de la Revolución fue el Directorio, dominado por los Girondinos, que mantuvo la República, pero abolió la mayoría de las medidas radicales del período anterior. Aunque el Directorio fue un fracaso doméstico, ganó varias guerras contra adversarios extranjeros. Estas victorias fortalecieron la imagen pública del Ejército, particularmente la de Napoleón Bonaparte.
  • Finalmente, Napoleón se dio cuenta de su popularidad y la aprovechó para dar un golpe de estado, poniendo fin a la Revolución Francesa y comenzando la Era Napoleónica.

Causas de la Revolución

En los años previos a 1789, Francia atravesaba tremendas crisis en todos los aspectos de la vida. Estos problemas se reforzaban mutuamente y ayudaban a socavar la estabilidad del régimen monárquico bajo el rey Luis XVI.

  • Crisis política: Desde el reinado de Luis XIV (1643-1715), el Rey Sol, los franceses adoptaron una forma muy represiva de absolutismo europeo. El monarca gobernaba sobre todo y nunca se permitía prosperar a la oposición. El Rey Sol fue sucedido por Luis XV (1715-1774) y Luis XVI (1774-1792). Este último tenía poco contacto con la sociedad francesa, lo que se ejemplificó con el rechazo social a la reina María Antonieta —a quien se le atribuye haber dicho « que coman pasteles » al ser informada de que los campesinos no tenían pan, aunque no hay evidencia de ello. La oposición a la realeza llevaría a la difusión de ideas extremadamente radicales de la Ilustración.
  • Crisis social: La sociedad francesa era brutalmente desigual. El Primer Estado (el clero) y el Segundo Estado (la nobleza) comprendían una pequeña minoría de la población, pero tenían algunos privilegios: poseían tierras de sobra y no pagaban impuestos. Mientras tanto, el Tercer Estado financiaba tanto al gobierno como a los otros dos estados. Estaba compuesto por campesinos, trabajadores urbanos, sacerdotes pobres y la burguesía, que tenía más poder económico que los demás, pero carecía de poder político. A medida que la clase mercantil se elevaba, sentía la necesidad de abolir los privilegios sociales consagrados por el régimen.
  • Crisis económica: Durante mucho tiempo, se pensó que los gastos incurridos por el clero y la nobleza tensaban el presupuesto del estado. Hoy sabemos que estos gastos eran relativamente insignificantes y que las penurias económicas de la Francia prerrevolucionaria tenían otras causas. Primero, los franceses participaron en conflictos como la Guerra de los Siete Años y ayudaron a Estados Unidos a independizarse, ambos a un gran costo. Segundo, la manufactura francesa fue interrumpida por los británicos tras la celebración de un tratado comercial entre ellos, el Tratado Eden-Rayneval. Tercero, una devastadora tormenta de granizo y un severo invierno cayeron sobre Francia en 1788-1789, resultando en una muy mala cosecha y en la hambruna de los campesinos. Finalmente, los nobles tenían poco que celebrar, pues debían enormes cantidades de deuda a la burguesía.
  • Crisis administrativa: El estado francés necesitaba ser reformado, ya que los gastos estaban fuera de control mientras que los ingresos se quedaban atrás. Algunos ministros y consejeros intentaron reformar los asuntos estatales, pero sus esfuerzos fueron frustrados. Un caso emblemático es el de Anne Robert Jacques Turgot, economista que se desempeñó como Controlador General de Finanzas. Como defensor de la Fisiocracia, intentó limitar los empleos gubernamentales cómodos (sinecuras) y las pensiones públicas. Sin embargo, sus políticas liberalizadoras tuvieron escaso apoyo del resto del gobierno y del mercado. En 1776, sería presionado para presentar su renuncia al cargo.

Según el historiador Michel Vovelle, la Revolución Francesa puede verse de dos maneras. Una de ellas es como una « revolución de la pobreza », considerando que los campesinos vivían en un estado precario y decidieron tomar medidas radicales tras los aumentos en los precios de los alimentos. La otra es como una « revolución de la prosperidad », considerando que fue la burguesía la responsable de tomar la iniciativa, ya que quería asegurar la continuidad de su propia prosperidad. Algunos autores, como Edward Burns, favorecen este último punto de vista, ya que enfatizan que los pobres solo se unirían a la Revolución después de que fue iniciada por la burguesía.

El Comienzo: Los Estados Generales y la Bastilla

En 1787, el estado francés enfrentaba crecientes cantidades de gastos, y sus preocupantes niveles de deuda hacían poco probable que los acreedores privados asumieran el costo. Todos los ingresos gubernamentales provenían del Tercer Estado, pero eran insuficientes. Por eso Charles Alexandre de Calonne, un ministro liberal, quería comenzar a recaudar impuestos del clero y la nobleza. Dado que ambos tenían enormes fortunas y abundantes tierras, tal medida probablemente resolvería los problemas financieros de Francia. Así, Calonne seleccionó una Asamblea de Notables para aprobar los nuevos impuestos, pero su plan se desmoronó cuando los nobles rechazaron la idea.

A petición de la Asamblea de Notables, Luis XVI convocó a los Estados Generales, un parlamento que representaba a los estamentos del reino y que solo asesoraba al monarca. Raramente había sido convocada esta institución en la historia de Francia, por lo que el mero acto de reunirla habla mucho del atolladero en el que se encontraba la política francesa. Los Estados Generales se reunieron en 1789, otorgando inicialmente un voto a cada uno de los tres estamentos sociales. En consecuencia, el clero y la nobleza superaron en votos al pueblo común por 2 a 1 y rechazaron la propuesta de introducir impuestos que les afectarían negativamente.

Es una pintura de Auguste Couder que captura meticulosamente el comienzo de los Estados Generales en Versalles en el amanecer de la Revolución Francesa. El gran salón está lleno de luz, destacando la arquitectura detallada y la decoración opulenta de la época. Se retratan múltiples grupos: el clero con túnicas blancas, la nobleza con atuendos opulentos y los comunes, vestidos de manera más modesta. El punto focal es el centro, donde un orador se encuentra ante la asamblea, dirigiéndose a los estamentos reunidos. El rey Luis XVI y la reina María Antonieta están representados sentados en un balcón superior, rodeados de cortesanos y dignatarios. Los miembros de la asamblea, dispuestos en bancos según sus respectivos estamentos, se muestran en varios estados de atención y discusión, reflejando las tensiones sociales y políticas de la época. La atmósfera es de anticipación y seriedad, ya que esta reunión establecería el escenario para cambios monumentales en la sociedad francesa.
« Sesión inaugural de la Asamblea General, 5 de mayo de 1789 », por Auguste Couder, mostrando la inauguración de los Estados Generales. Imagen de dominio público.

El Tercer Estado reaccionó inicialmente solicitando un cambio en las reglas de votación, para poder aliarse con clérigos y nobles disidentes. No obstante, no solo Luis XVI rechazó esta propuesta, sino que también tomó medidas de represalia contra los Estados Generales. El Rey enfatizó la separación de los tres estamentos, anuló los decretos del cuerpo y dictó lo que debería aprobarse en su lugar. Cuando eso no fue suficiente para aplacar la oposición, cerró los Estados Generales.

Para entonces, tanto la gente común como la burguesía no tenían intención de detener la reorganización de la política, economía y sociedad francesas. Por lo tanto, el 20 de junio de 1789, representantes del Tercer Estado se reunieron en una cancha de tenis cercana y juraron negociar e instituir una constitución que limitara el poder del rey. De los 577 representantes, solo uno no se unió al Juramento del Juego de Pelota: Joseph Martin-Dauch, quien decidió seguir las órdenes del monarca.

Inicialmente, Luis XVI sintió la presión social y accedió al plan de elaborar una constitución. Empero, mientras los constituyentes discutían, existía el temor constante de que Luis XVI ordenara un ataque militar a la asamblea. Cuando se hizo público que se estaban reuniendo tropas leales a la monarquía, el Tercer Estado llevó a cabo el asalto a la Bastilla, una prisión casi abandonada que seguía siendo un símbolo del poder real. Los revolucionarios tomaron armas y comenzaron a luchar contra la monarquía, dando inicio a la Revolución Francesa.

Divisiones Políticas dentro de la Francia Revolucionaria

Durante la revolución francesa, el Tercer Estado se dividió en varios grupos. Cada uno de ellos tendía a una parte diferente del espectro político, pero ninguno de ellos eran partidos políticos organizados. Más bien, eran conjuntos de personas asociadas de manera informal que compartían creencias ideológicas. Estos fueron los grupos más importantes:

  • Girondinos: Eran miembros de la alta burguesía, como profesionales independientes y miembros de la clase media. Usualmente se sentaban en los asientos más a la derecha cuando se reunía el Tercer Estado, y por esa razón sus ideas se conocieron como las ideas de la Derecha. Defendían políticas moderadas como adoptar el liberalismo económico y mantener a Luis XVI en el poder, aunque restringido por una constitución.
  • Jacobinos: Eran miembros de la baja burguesía, como pequeños comerciantes y trabajadores urbanos en fábricas. Generalmente ocupaban los asientos más a la izquierda en las asambleas del Tercer Estado, y por lo tanto sus ideas se conocieron como las ideas de la Izquierda. Apoyaban medidas más radicales, como reemplazar la Monarquía por una República, igualar los derechos sociales e intervenir en la economía. Para avanzar su ideología, a menudo recurrieron a la violencia política.
  • La Llanura o El Pantano: Eran políticos no comprometidos que no se adherían a una única ideología, no formaban parte de ningún club político y carecían de liderazgo. Su designación proviene del hecho de que generalmente se sentaban a nivel del suelo en las asambleas del Tercer Estado. En términos ideológicos, eran moderados que se aliaban con los Girondinos o los Jacobinos de manera esporádica.
  • Sans-Culottes: Provenían de las clases sociales más bajas, representando a los campesinos y los pobres urbanos. Debido a esto, adoptaron ideales de extrema izquierda, como la democracia directa (participación de la gente en la política sin intermediarios) y una fuerte intervención del gobierno en la economía, para controlar los precios. Generalmente, solo se aliaban con los Jacobinos.

1ª Fase: Asamblea Nacional (1789-1792)

Después de que la gente común asaltara la Bastilla y tomara las armas, algunos políticos que no tenían prominencia nacional formaron la Comuna de París. Era una asamblea municipal controlada por los Jacobinos, donde se criticaba al gobierno nacional. Mientras tanto, la Revolución Francesa entró en su primera fase, la Asamblea Nacional, que recibió su nombre de la institución que estaba elaborando una constitución para todo el país.

Esta fase se caracterizó por el ascenso al poder de los Girondinos, quienes tuvieron que enfrentar una situación conocida como el Gran Miedo: en todo el país, los campesinos temían que la falta de alimentos fuera parte de una trama aristocrática para matarlos de hambre. En consecuencia, se armaron y comenzaron a atacar a la nobleza, amenazando incluso la estabilidad de la sociedad francesa. Mientras tanto, los representantes del Tercer Estado en París temían que los campesinos se dirigieran a la capital. Para evitar tal perturbación, los Girondinos adoptaron políticas moderadas destinadas a tranquilizar a los campesinos sobre el valor de la Revolución:

  • Abolición de los derechos feudales: Aunque el feudalismo había desaparecido hacía mucho, ciertos privilegios asociados a él permanecían en Francia. Los nobles y clérigos tenían el monopolio de la tierra, y el Tercer Estado estaba obligado a pagar ciertos impuestos y deberes a la nobleza. Todo ello terminaría de inmediato.
  • Confiscación de propiedades de la Iglesia: Cada pieza de tierra y dinero que tenía la Iglesia Católica fue incautada por el gobierno. Estos activos servirían para respaldar una nueva moneda de papel creada por los revolucionarios, llamada assignat, con el fin de evitar quiebras generalizadas. Desafortunadamente, los assignats no lograron controlar la inflación y la economía colapsó.
  • Promulgación de la Constitución Civil del Clero: Los miembros del clero serían considerados empleados del gobierno, en lugar de empleados de la Iglesia. Fueron obligados a renunciar a la autoridad del Papa en favor de los principios establecidos por la Asamblea Nacional, incluido el hecho de que los funcionarios eclesiásticos serían elegidos en lugar de designados por Roma. Ante estos cambios, algunos sacerdotes los aceptaron, formando el Clero Constitucional, mientras que otros los rechazaron por completo, formando el Clero Refractario.
  • Promulgación de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano: Este fue un documento de derechos humanos que anunció los valores principales de la Revolución Francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad (Liberté, Égalité, Fraternité). Basado en los ideales de la Ilustración, estableció que todos los hombres eran iguales ante la ley y todos merecían ser libres y poseer propiedad privada. Sin embargo, la Declaración no preveía ideas sobre el bienestar económico de las masas.
  • Promulgación de la Ley Le Chapelier: Con el objetivo de extinguir los últimos vestigios del Mercantilismo en Francia, esta legislación prescribió el libre comercio como la norma. No obstante, la libertad económica de los trabajadores se vería limitada por la prohibición de formar gremios (versiones tempranas de sindicatos) y por la prohibición del derecho a huelga. Esta ley evidentemente iba en contra de los intereses de las masas, pero entró en vigor de todas formas, como una manera de estabilizar el país.

Posteriormente, la Asamblea Nacional convirtió a Francia en una monarquía constitucional tras aprobar la Constitución de 1791. Consagró el principio de separación de poderes, asegurando que el rey no gobernaría de manera absolutista. Mantuvo la separación de la Iglesia y el estado que ya había aparecido al nacionalizar al clero. Como prueba del control girondino sobre los constituyentes, los derechos de voto se limitaron a los hombres propietarios, es decir, excluyendo tanto a las mujeres como a los pobres. Debido a esto, solo alrededor del 15% de la población francesa podía votar. Finalmente, para asegurar el apoyo popular al gobierno revolucionario, la Constitución dictaminó que se debían realizar festividades nacionales, principalmente en espacios abiertos y fuera de las principales plazas parisinas.

Esta es una grabado coloreado detallado que captura una Festividad Nacional durante la época de la Revolución Francesa. La escena es una vista aérea de una elaborada celebración al aire libre, posiblemente en una gran plaza pública o jardín. Las festividades están representadas con una organización precisa, con filas de espectadores a ambos lados, algunos bajo el refugio de carpas a rayas y otros expuestos al aire libre. Los asistentes están vestidos con ropa de época, con mujeres en vestidos largos y hombres en abrigos y sombreros. En el centro, hay una gran formación circular de participantes, rodeada por soldados uniformados y una multitud disciplinada. Se ven múltiples regimientos marchando en formación hacia una estructura al estilo de arco de triunfo ornamentado. El fondo muestra un palacio y paisajes rurales, sugiriendo que este evento tiene lugar en un extenso terreno real o público. La representación general es de una celebración grandiosa y ordenada, con un sentido de alegría y orgullo nacional.
El Festival de la Federación fue un evento masivo en París, en 1790, para celebrar la Revolución Francesa. Imagen anónima proporcionada por el Museo de la Revolución Francesa y licenciada bajo CC BY-SA 4.0 DEED.

La primera fase de la Revolución Francesa generó una oposición internacional significativa por parte de las monarquías absolutistas de Europa. Todas ellas estaban aterrorizadas de ser derrocadas y pronto formaron coaliciones internacionales para luchar contra los revolucionarios franceses. Mientras tanto, la familia real intentó huir a Austria, pero Luis XVI terminó arrestado y obligado a ratificar la Constitución de 1791. Estos eventos reforzaron la inestabilidad de la Revolución y dieron paso a otra fase de la misma, con cambios significativos en política, sociedad y economía.

2ª Fase: Convención Nacional (1792-1794)

Esta fue una fase radical de la Revolución Francesa, dominada por los Jacobinos, con el apoyo de los Sans-Culottes. En ese momento, los campesinos y los trabajadores urbanos estaban decepcionados con la demora en la implementación de reformas sociales y se oponían vehementemente a las acciones contrarrevolucionarias de otras potencias europeas. Esto hizo que su fervor revolucionario creciera exponencialmente y que el radicalismo se desatara, tanto a nivel nacional como internacional.

Dentro de las fronteras de Francia, el calendario gregoriano fue reemplazado por el calendario revolucionario francés. Este cambio tuvo la intención de eliminar todas las influencias religiosas y realistas del calendario. El nuevo esquema llevaría el tiempo a partir del 1 de enero de 1789, tomado como el inicio del Año I, el Año de la Libertad. Esto cambiaría en 1792, cuando los revolucionarios franceses derrocarían la monarquía, ejecutarían sumariamente a la familia real y establecerían una República, como una forma de responder a los deseos del pueblo. A partir de entonces, el primer año del calendario sería 1792, simbolizando la propia República.

La Convención Nacional se suponía que sería un gobierno provisional y se esperaba que cediera su poder a un gobierno regular. Empero, este arreglo persistió durante bastante tiempo, y la Convención elaboró la Constitución de 1793, con los siguientes puntos destacados:

  • Abolición de la esclavitud en las colonias francesas.
  • Sufragio universal masculino.
  • Reforma agraria: redistribución de la tierra, de propietarios ricos a campesinos, sin compensación para quienes perdieron la tierra.
  • Educación pública gratuita.
  • Pensiones para viudas y huérfanos.
  • Ley del Máximo General: un límite en los precios de bienes y servicios. Esta medida fue impuesta al gobierno por los Sans-Culottes y ayudó a asegurar la alimentación adecuada de la población urbana.

Durante esta fase de la Revolución Francesa, los Jacobinos se aferraron al poder implementando lo que se conoció como el Reinado del Terror: una serie de masacres y ejecuciones que afectaron a los opositores del régimen. En gran medida, esta masacre fue perpetrada por el Comité de Salvación Pública, un órgano encargado de proteger la nueva república contra sus enemigos extranjeros y domésticos. El líder más notable del Comité fue Maximilien Robespierre, quien fue esencial para expandir las matanzas (aunque no las inició). Según Eric Hobsbawm, la violencia indiscriminada probablemente fue la única forma de salvar la Revolución y, quizás, incluso a Francia misma como país.

Esta pintura histórica representa la ejecución de María Antonieta durante la Revolución Francesa. La escena se ubica en una plaza pública, repleta de espectadores y soldados. En el centro se erige una guillotina de madera, cuya cuchilla está suspendida en alto contra un cielo brumoso. María Antonieta, con un simple vestido blanco, se muestra en el momento previo a su ejecución, su porte regio aún evidente a pesar de sus circunstancias. Está rodeada de verdugos y guardias, algunos de los cuales la sujetan mientras otros preparan el instrumento de muerte. La multitud, una mezcla de civiles y personal militar, observa con una gama de emociones. Algunos muestran signos de angustia, mientras que otros parecen impasibles. El fondo presenta edificios clásicos, insinuando el entorno parisino. El ambiente general de la pintura es sombrío, capturando un momento notorio y lúgubre en la historia.
Ejecución de la Reina María Antonieta en una guillotina. Muchas de estas ejecuciones tendrían lugar. Imagen de autor desconocido, proporcionada por Art Resource, en dominio público.

Internacionalmente, Francia tuvo que enfrentar a las monarquías absolutistas de Europa, las cuales formaron la Primera Coalición como un intento de suprimir la Revolución. Tanto los revolucionarios como los contrarrevolucionarios querían una guerra, porque ambos pensaban que podían ganarla. Al principio, los revolucionarios ganaron algunas batallas y perdieron otras. Más adelante, el Ejército francés mejoraría considerablemente, ayudando a cambiar el curso del conflicto. Siguiendo una lógica de guerra total, los franceses inauguraron la conscripción e hicieron que cada ciudadano fuera un combatiente. Además, el Ejército ya no recompensaría a sus miembros basándose en el rango social: la adopción de la meritocracia significaba que los mejores soldados y oficiales ascenderían en la carrera militar y guiarían a sus subordinados hacia más y más victorias.

Gracias al Ejército, Francia pudo detener a la Primera Coalición. Sin embargo, a nivel doméstico, la situación era grave. En medio del Reinado del Terror, los Jacobinos se dividieron en dos facciones opuestas. Los Ultras, liderados por Jacques Hébert, abogaban por medidas de represión más fuertes que las ya existentes y hacían campaña por más medidas contra los intereses de la Iglesia Católica. Por su parte, los Citras, liderados por Georges Danton, se oponían rotundamente al Reinado del Terror y querían que terminara por completo. Robespierre consideró desfavorablemente a ambas facciones e implementó una purga contra ellas, pero esto solo lo alejó aún más de los Jacobinos en general.

En el golpe del 9 de Termidor, facciones girondinas aprovecharon la escisión jacobina y tomaron el poder en el proceso conocido como la Reacción Termidoriana. Robespierre y sus partidarios, mientras tanto, fueron condenados a muerte por el Tribunal Revolucionario. Serían ejecutados en la Place de la Révolution, es decir, en el mismo lugar donde habían matado a sus enemigos.

3ª Fase: Directorio Nacional (1794-1799)

Esta fue la última fase de la Revolución Francesa. Fue un período conservador, en el que la política estuvo dominada por los Girondinos, con el apoyo de la mayoría de los congresistas de La Llanura o El Pantano. En este momento, los Girondinos creían que las reformas jacobinas habían ido demasiado lejos, amenazando la estabilidad de Francia. Por eso el nuevo gobierno buscó deshacer gran parte de lo que se había hecho antes, y la promulgación de una nueva y totalmente diferente Constitución lo ejemplifica. Estos fueron los puntos destacados de la Constitución de 1795:

  • Fin del sufragio universal masculino: Los derechos de voto volvieron a ser restringidos a quienes poseían propiedades. Esto significó que las masas quedaron excluidas de la política una vez más.
  • Fin de la reforma agraria.
  • Reinstauración de la esclavitud en las colonias francesas: Esto alentaría la rebelión de esclavos en Haití, en el Caribe, llevando finalmente a la independencia.
  • Establecimiento de un Poder Ejecutivo compartido: El poder fue compartido por cinco directores, entre los cuales prevalecieron los Girondinos. Este hecho explica por qué esta fase de la Revolución se llamó el Directorio.
  • Establecimiento de un Poder Legislativo bicameral: el Consejo de los Quinientos fue la cámara baja, mientras que el Consejo de Ancianos (o Consejo de los Ancianos) fue la cámara alta.

Aunque el Reinado del Terror llegó a su fin, muchas personas comunes estaban insatisfechas con los retrocesos en las políticas sociales. Las masas reaccionaron bajo el liderazgo de los Sans-Culottes, en la Conspiración de los Iguales: un intento de derrocar al Directorio. Encabezado por Gracchus Babeuf, este golpe de estado aspiraba a instalar una república igualitaria y proto-socialista, inspirada en los ideales jacobinos. No obstante, uno de sus líderes, Georges Grisel, denunció el movimiento y el gobierno montó una represión violenta. Finalmente, la revuelta fracasó.

Domésticamente, historiadores como Michel Vovelle enfatizan que la vida bajo el Directorio estuvo marcada por la corrupción, la pobreza, la violencia y la inestabilidad. Empero, en medio de todo el caos, hubo una institución que demostró su valía: el Ejército. Como argumenta Eric Hobsbawm, es cierto que a los soldados les faltaba entrenamiento, disciplina, inteligencia y sistemas adecuados de suministro y asistencia médica. Pero tuvieron éxito precisamente por ello: necesitaban victorias rápidas para superar estas limitaciones. Las tropas francesas sofocaron con éxito el disenso político dentro de las fronteras del país y comenzaron a operar más eficazmente fuera de ellas. Derrotaron a las coaliciones extranjeras, luego derrocaron a muchos regímenes absolutistas vecinos y los reemplazaron con repúblicas hermanas, controladas por revolucionarios. Fue la internacionalización de la Revolución Francesa.

En este momento, el gobierno estaba cada vez más a merced de los soldados, porque sus conquistas ayudaban a financiarlo. En particular, Napoleón Bonaparte, un general que supervisó personalmente varias victorias francesas en el extranjero, obtuvo mucho apoyo popular. Eventualmente se dio cuenta de que el gobierno civil era débil y dependiente de los funcionarios militares. En 1799, con el apoyo de algunos políticos e intelectuales como Emmanuel Sieyès, Napoleón tomó el poder en el Golpe de Estado del 18 de Brumario. Tras una década, la Revolución Francesa finalmente terminó.

Esta grabado coloreado captura un momento crucial durante la Revolución Francesa, específicamente el Golpe de Estado del 18 Brumario por Napoleón Bonaparte. La escena tiene lugar en una sala austera con altas ventanas por donde se filtra la luz del día. Representa un enfrentamiento caótico entre varios grupos. En primer plano, dos hombres con túnicas blancas y drapeado rojo, representando a miembros del gobierno, están siendo arrestados o coaccionados por oficiales militares en uniformes azules con pantalones blancos y sombreros bicorne. Un miembro del gobierno sujeta una espada enfundada, simbolizando que su poder está siendo superado. Detrás de ellos, otros oficiales y funcionarios del gobierno están involucrados en una acalorada disputa, algunos con espadas en mano. A la izquierda, un grupo de hombres con togas judiciales rojas hacen gestos dramáticos, indicando una escena de intenso trastorno político. La composición general transmite la tensión y el desorden de este evento histórico.
« El Golpe de Estado del 18 de Brumario », un grabado de Giacomo Aliprandi representando la toma de poder de Napoleón. Imagen de dominio público.

Conclusión

La Revolución Francesa, junto con la Revolución Industrial, es una de las dos revoluciones más importantes del siglo XVIII. Comenzó porque la burguesía quería más representación política, en detrimento del clero y la nobleza, que querían preservar sus privilegios. Tras el asalto a la Bastilla, la Revolución tomó un cariz más popular, aunque el primer gobierno revolucionario fue moderado. El Reinado del Terror hizo temblar a los opositores al movimiento, tanto dentro como fuera de Francia, y las monarquías absolutistas de Europa intentaron sofocar a los franceses, sin éxito. Los Girondinos reaccionaron a los excesos jacobinos en el Directorio Nacional, pero la debilidad del gobierno allanó el camino para el ascenso al poder de Napoleón Bonaparte.

La Era Napoleónica mantendría ciertas experiencias inauguradas por la Revolución Francesa, pero no todas. Napoleón también duraría muchos más años en el poder, solo para ser derrotado en 1815 por las potencias absolutistas. Sin embargo, el espíritu de la Revolución Francesa viviría indefinidamente, influenciando muchas otras revueltas en todo el mundo. Ese es el legado que dejó atrás.


Posted

in

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *