Era Napoleónica: Resumen, Fases y Consecuencias

Napoleón junto a soldados franceses en una batalla. © CS Media.

La Era Napoleónica (1799-1815) fue el período en el que Napoleón Bonaparte gobernó Francia. Fue un general del Ejército francés durante la Revolución Francesa, y se percató de la debilidad del gobierno civil. Por lo tanto, llevó a cabo un golpe de estado contra el gobierno del Directorio Nacional y ascendió al poder con la ayuda de políticos e intelectuales. Aunque esto significó el fin de la Revolución, algunos ideales revolucionarios persistieron mientras Napoleón estuvo al mando del país. Sus sucesivas administraciones modernizaron Francia y la convirtieron en una aspirante a la hegemonía en Europa. Sin embargo, las monarquías absolutistas del continente se opusieron a Napoleón y finalmente prevalecieron, derrotando a Francia y enviando a su líder al exilio permanente.

Resumen de la Era Napoleónica

  • Napoleón fue una estrella ascendente del Ejército francés y coludió con políticos e intelectuales para derrocar al gobierno de la última fase de la Revolución Francesa — el Directorio Nacional.
  • Inicialmente, Napoleón se convirtió en uno de los tres Cónsules de Francia, en un arreglo de poder compartido que estaba limitado a 10 años, pero hizo poco para frenar sus tendencias autoritarias. En 1802, aproximadamente el 99% de los votantes permitieron que Napoleón se convirtiera en « Primer Cónsul Vitalicio », tras un referéndum.
  • Durante el Consulado (1799-1804), los principales objetivos de Napoleón fueron hacer la paz con adversarios extranjeros, reorganizar la política interna y modernizar la economía. Todos esos objetivos se cumplieron.
  • En 1804, Francia celebró un segundo referéndum, en el cual la población permitió a Napoleón cambiar su estatus a Emperador de los Franceses.
  • Durante el Primer Imperio Francés, Napoleón intentó conquistar la hegemonía en Europa, invadiendo y subyugando países vecinos. No obstante, la incapacidad de derrotar a Inglaterra y las dificultades para invadir Rusia finalmente convirtieron a Napoleón en presa fácil para las potencias extranjeras.
  • En 1815, Napoleón fue derrotado y enviado al exilio en la Isla de Elba. Empero, logró escapar de allí, regresar a Francia y liderar brevemente el país antes de ser derrotado una vez más, en la Batalla de Waterloo.
  • Finalmente, Napoleón fue enviado al exilio en la Isla de Santa Elena, donde moriría unos años más tarde. Mientras tanto, las potencias extranjeras restauraron la monarquía borbónica en Francia, bajo el control del Rey Luis XVIII.
  • Algunas consecuencias de la Era Napoleónica fueron cambios en el mapa político de Europa, la independencia de países americanos, el ascenso de Gran Bretaña como la principal potencia europea y el desarrollo de ciertos sectores económicos asociados con la vida durante las Guerras Napoleónicas.

El Consulado (1799-1804)

En 1799, Napoleón Bonaparte tomó el poder en una estructura llamada el Consulado, ya que tenía tres Cónsules que compartían el Poder Ejecutivo. Él era el Primer Cónsul y su mandato se suponía que duraría 10 años. En este puesto, tenía la mayor autoridad y el funcionamiento de todo el sistema político dependía de él. A partir de entonces, se elaboraron una serie de Constituciones francesas, que en su mayoría reforzaron el poder de Napoleón. Sin embargo, un desarrollo positivo fue el retorno del sufragio universal masculino, después de todo, los derechos de voto habían sido restringidos a la clase propietaria durante la última fase de la Revolución Francesa.

Inicialmente, la principal preocupación del gobierno eran las interminables guerras con las monarquías de Europa. Desde los primeros días de la Revolución, los vecinos de Francia se dieron cuenta de que el derrocamiento del Rey Luis XVI podría alentar a otras poblaciones europeas a deshacerse de sus monarcas también. Por eso montaron sucesivas coaliciones contra los revolucionarios. Aunque el Ejército francés pudo lograr victorias significativas en estas guerras, el constante estado de conflicto era un riesgo para la estabilidad de la nación. Por lo tanto, después de llegar al poder, Napoleón quiso hacer la paz con el resto del continente.

La guerra contra Austria terminó con la Paz de Lunéville (1801). Este tratado fue muy favorable para los franceses, quienes ganarían territorio y continuarían ejerciendo influencia sobre gobiernos revolucionarios en los Países Bajos y en Suiza. Mientras tanto, la guerra contra Inglaterra terminó con la Paz de Amiens (1802). Fue un tratado más equilibrado, porque Francia e Inglaterra renunciarían al control de ciertos territorios que cada uno había adquirido durante la guerra. Además de terminar estas guerras, Napoleón celebró el Concordato de 1801 con el Papa, un acuerdo que reconcilió a Francia con la Iglesia Católica, pero permitió al estado mantener gran parte de su poder en asuntos religiosos.

Clero francés tomando un juramento al gobierno civil, como requerido por el Concordato de 1801.
Clero francés tomando un juramento al gobierno civil, como requerido por el Concordato de 1801. Imagen de dominio público de autor desconocido.

En el ámbito doméstico, el gobierno del Consulado fue bastante productivo. Implementó una serie de medidas destinadas a modernizar el país, tales como:

  • Promulgación del Código Napoleónico (Código Civil de los Franceses): Según esta legislación, las huelgas de trabajadores eran un asalto a la economía, por lo tanto, estaban prohibidas. Además, los derechos de las mujeres, como el derecho al voto, dependían de los deseos de sus padres y maridos.
  • Medidas para asegurar la acumulación de capital: Debido a que el estado necesitaba dinero urgentemente, reorganizó el sistema tributario, vendió Luisiana a los Estados Unidos y creó instituciones estatales que fomentaron el progreso económico. Además, fomentó la explotación económica de la tierra, tanto dentro de Francia, mediante una reforma agraria, como fuera de Francia, saqueando países ocupados.
  • Medidas para mejorar la eficiencia administrativa: El gobierno francés se volvió más centralizado, por ejemplo, dividiendo el territorio del país en una serie de departamentos con áreas aproximadamente iguales. Además, se reformaron los sistemas educativo y judicial.
  • Medidas para mejorar la infraestructura francesa: Napoleón ordenó el drenaje de pantanos y la construcción de carreteras, puentes y nuevos edificios gubernamentales, incluyendo monumentos que le honraban a él mismo.

Aunque los opositores a Napoleón fueron reprimidos por el gobierno y no había libertad de prensa, la vida bajo el Consulado era agradable. Esto hizo a Napoleón una figura extremadamente popular entre los franceses, y le permitió convocar a un referéndum en 1802. Esta votación lo convirtió de « Primer Cónsul » a « Primer Cónsul Vitalicio », con aproximadamente el 99% de los votantes a favor de este cambio. No obstante, la sed de poder de Napoleón era insaciable, y decidió seguir adelante con otro referéndum, en 1804. Esta vez, aproximadamente el 99% de los votantes le permitieron convertirse en « Emperador de los Franceses ». Eso fue el fin del Consulado y el comienzo del Primer Imperio Francés.

La coronación de Napoleón como Emperador de los Franceses, representada por Jacques-Louis David y Georges Rouget.
La coronación de Napoleón como Emperador de los Franceses, representada por Jacques-Louis David y Georges Rouget. Dominio público.

El Imperio (1804-1815)

Resultó una aparente contradicción tener a Napoleón como monarca, ya que uno de los objetivos de la Revolución Francesa había sido el derrocamiento de la monarquía. Aun así, muchos ideales revolucionarios persistieron bajo el Imperio Napoleónico. Por ejemplo, Francia continuó siendo gobernada por una constitución, y los principios de libertad, igualdad y fraternidad todavía eran generalmente respetados. De hecho, los grandes problemas durante este período fueron internacionales, porque Napoleón se volcó a conquistar el mundo, mientras los países vecinos continuaban luchando contra los franceses.

Según el historiador Eric Hobsbawm, la rivalidad más importante de la época era entre Francia y Gran Bretaña, y cada país la percibía de manera diferente. Los británicos pensaban que era un asunto puramente económico, ya que abogaban por un equilibrio de poder en Europa continental, pero querían mantener su hegemonía en los mares y en las colonias. Mientras tanto, los franceses pensaban que la rivalidad era mucho más que económica, porque su objetivo era destruir a Gran Bretaña por completo. En cualquier caso, ambos solo estaban interesados en una victoria total.

En 1805, Napoleón intentó invadir Gran Bretaña por mar, pero la Marina francesa sufrió una aplastante derrota en la Batalla de Trafalgar. Esto lo llevó a concentrarse, inicialmente, en someter a sus enemigos continentales — después de todo, es mucho más fácil mover tropas por tierra, y el Ejército francés era conocido por su competencia. Así, sus soldados derrotaron a Austria, Prusia y Rusia, uno tras otro, imponiéndoles tratados desiguales y reorganizando sus territorios. En 1807, Francia firmó los Tratados de Tilsit con Prusia y Rusia. La primera se convirtió en un estado vasallo, mientras que la segunda se vio obligada a convertirse en aliada de Francia. Tan grande fue la humillación impuesta a estas antiguas potencias que el ministro de exteriores de Napoleón, Talleyrand, presentó su renuncia en protesta por ello.

Mientras tanto, la incapacidad de invadir Gran Bretaña llevó a Napoleón a emitir el Decreto de Berlín y el Decreto de Milán. Estas órdenes inauguraron el Bloqueo Continental o Sistema Continental: se prohibió a todos los países europeos comerciar con los británicos. Esto se pretendía como una forma de estrangular la economía británica mientras se favorecía a la marina mercante y la burguesía francesa. Empero, hubo varios factores que hicieron que este intento de bloqueo a Inglaterra fuera infructuoso:

  • Los países europeos necesitaban bienes industriales de Gran Bretaña, que era la mayor potencia industrial en ese entonces, y los franceses no podían suministrarlos.
  • Los países europeos necesitaban vender sus productos agrícolas, pero Francia producía esos mismos bienes, por lo tanto, no los importaría. Solo Gran Bretaña podía absorber adecuadamente el mercado de alimentos.
  • En represalia por el Sistema Continental, Gran Bretaña amenazó con apoderarse de todos los buques que comerciaran con los franceses y lanzó ataques violentos contra aquellos que se alinearan con Francia.

Con el tiempo, los europeos ignoraron las órdenes de Napoleón, y él tuvo que tomar represalias contra ellos. En 1807, España y Francia firmaron el Tratado de Fontainebleau, según el cual ambos invadirían Portugal — un aliado tradicional de Gran Bretaña que parecía reacio a acatar el Bloqueo Continental. El Ejército francés llegó a Portugal a través del territorio español, pero el paso de las tropas fue traumático, por decir lo menos. La población española se rebeló contra el Rey Carlos IV por involucrarse en los planes de Napoleón, y él abdicó en favor de su hijo, Fernando VII. Sin embargo, tanto padre como hijo terminaron bajo arresto domiciliario por Napoleón, y su hermano José Bonaparte se convirtió en Rey de España. La familia real portuguesa tuvo mejor suerte, ya que Gran Bretaña ayudó a la Casa de Braganza a huir a Brasil y escapar del peligro de perder el poder por completo.

El Fin del Imperio (1812-1815)

En 1807, el Tratado de Tilsit obligó a Rusia a convertirse en aliada de Francia, y como resultado, el país adoptó el bloqueo contra Inglaterra. No obstante, en 1809, Francia anexó el territorio austriaco de Galicia Occidental a uno de sus estados clientes. Esto iba en contra de los intereses de los rusos, quienes creían que la región podría usarse como un posible punto de lanzamiento para un ataque contra ellos. Por eso, el 31 de diciembre de 1810, el Zar Alejandro decidió abandonar el Sistema Continental.

De repente, Napoleón perdió un aliado clave en la lucha contra el dominio británico sobre los mares. Empero, las cosas empeoraron en los años siguientes, porque Alejandro quería seguir políticas expansionistas y no permitiría que Francia mantuviera su presencia militar en Prusia y en Galicia Occidental. Así, en 1812, Rusia emitió un ultimátum a los franceses, exigiendo la retirada de las tropas de estas regiones. Ante este desafío, Napoleón declaró la guerra a Rusia y comenzó a mover tropas a través de sus fronteras. Al principio, el Ejército francés avanzó mientras los rusos se retiraban. Pero estos últimos emplearon astutamente tácticas de tierra quemada, dejando atrás ciudades abandonadas, campos quemados e infraestructura rota. Así, Rusia atrapó a los franceses en un sombrío teatro de guerra en medio del duro invierno ruso.

« Retirada francesa de Rusia » , una pintura de Illarion Pryanishnikov.
« Retirada francesa de Rusia », una pintura de Illarion Pryanishnikov. Dominio público.

No siendo capaz de dominar Rusia, los hombres de Napoleón se vieron obligados a retroceder, y mientras lo hacían, sus adversarios tuvieron tiempo de reaccionar. En 1813, Austria, Prusia, Suecia y Rusia vencieron a los franceses en la Batalla de Leipzig. Al año siguiente, las potencias extranjeras invadieron París y Napoleón fue forzado a abdicar. Mientras estas potencias se reunían en el Congreso de Viena (1814-1815), Napoleón fue enviado al exilio en la Isla de Elba. Por decisión de los líderes de Europa, todas las dinastías que habían sido depuestas por Napoleón recuperarían sus tronos. Así, el hermano del rey guillotinado Luis XVI, Luis XVIII, comenzó a gobernar Francia.

Sin embargo, aprovechando sus guardias de seguridad privados, Napoleón logró escapar de la Isla de Elba — ubicada cerca de la costa italiana. En 1815, mientras los monarcas de Europa y sus representantes se reunían en Viena, Napoleón regresó a Francia, reunió a su ejército y planteó otro desafío al orden europeo. Este período se conoció como los Cien Días, porque durante 110 días Napoleón permaneció exitosamente en el poder. No obstante, la coalición contrarrevolucionaria pronto acudió en rescate de Luis XVIII. En la Batalla de Waterloo, las tropas napoleónicas fueron derrotadas por última vez. Después de eso, Napoleón fue exiliado a la Isla de Santa Helena — mucho más lejos de Europa, y donde moriría unos años más tarde, en 1821.

Consecuencias de la Era Napoleónica

La Era Napoleónica fue un período largo e importante en la historia europea, porque mantuvo muchos aspectos de la Revolución Francesa, pero tuvo muchas más contradicciones. Napoleón pasó de ser un general de un movimiento contra la monarquía a ser el mismo Rey de una Francia muy cambiada. Las Guerras Napoleónicas provocaron cambios políticos, económicos y sociales que en su mayoría persistieron incluso después de la restauración de la dinastía borbónica en Francia. Estas fueron algunas de las consecuencias más importantes de este período:

  • El mapa europeo fue reorganizado: Debido a que el Feudalismo fue completamente desmantelado, el estado europeo moderno prevaleció como el único tipo de entidad político-nacional aceptable en Europa en ese momento.
  • Gran Bretaña adquirió muchas colonias: Debido a que varias potencias europeas enfrentaron constantes guerras, los asuntos continentales captaron toda su atención y los británicos aprovecharon la oportunidad para aumentar su imperio ultramarino.
  • Algunas colonias obtuvieron su independencia: Napoleón debilitó a las potencias coloniales de Europa, como España y Portugal, facilitando la independencia de América Española y Brasil. Además, incluso Francia misma perdió Haití, porque los esclavos se rebelaron contra la reimposición de la esclavitud durante la Revolución Francesa.
  • Las creaciones napoleónicas persistieron en todo el mundo: Cuando estaba en el poder, Napoleón implementó medidas como el Código Civil, tanto en Francia como en las repúblicas hermanas francesas. Estas nuevas leyes e instituciones fueron ampliamente consideradas mejores que las anteriores, y perduraron indefinidamente.
  • La mayoría de los europeos no participó en las Guerras Napoleónicas: Si bien es cierto que los franceses inauguraron la conscripción masiva y adoptaron un ethos de « guerra total », el número de soldados era una pequeña parte de la población de Europa.
« Napoleón en Santa Helena », una pintura de Franz Josef Sandman.
« Napoleón en Santa Helena », una pintura de Franz Josef Sandman. Dominio público.
  • Las Guerras Napoleónicas no fueron tan mortales como otros conflictos: Muchas personas murieron durante este período, pero muchas más habían muerto en guerras anteriores o morirían en guerras posteriores. Además, en su conjunto, más personas murieron por malas condiciones de salud que por heridas de combate en la Era Napoleónica.
  • Las Guerras Napoleónicas familiarizaron al mundo con la moneda de papel y la inflación: Se necesitaba dinero para financiar el conflicto, por lo que las potencias europeas imprimieron grandes cantidades de él. A veces, también aumentaron los impuestos, pero esta alternativa se evitaba en su mayoría porque podía generar oposición popular.
  • Las Guerras Napoleónicas perturbaron la economía, pero también fomentaron ciertos sectores económicos: Se necesitaban desesperadamente carbón y acero para producir armas y transportar tropas por tierra. Además, el azúcar de remolacha estaba en auge, como alternativa al azúcar de caña de las lejanas colonias, y los británicos popularizaron la comida enlatada, para ser utilizada por su Marina.
  • Las Guerras Napoleónicas tuvieron efectos diferentes para los franceses y los británicos: Francia fue brevemente degradada a una potencia de segundo rango en Europa, mientras que Gran Bretaña logró destruir a su principal rival.

Conclusión

La Era Napoleónica fue un capítulo monumental de la historia europea, porque sus efectos se sintieron mucho más allá de las fronteras de Francia. Napoleón representó la eficacia del Ejército francés mientras el último gobierno de la Revolución Francesa se derrumbaba, y se benefició de esto para ascender al poder. Al principio, compartió el poder con otros políticos, y logró la paz con los vecinos de Francia mientras desarrollaba la sociedad y la economía francesas. A partir de 1804, sería Emperador de los Franceses y sus acciones tomarían un giro más violento. Las Guerras Napoleónicas sacudieron el continente y provocaron una respuesta sostenida de los enemigos de la Revolución. En 1815, estas potencias extranjeras finalmente prevalecieron, y Napoleón vivió sus últimos años en total aislamiento del mundo moderno. Empero, las consecuencias de su búsqueda de supremacía en Europa persistirían mucho después de su fallecimiento en 1821. Por esta razón, comprender la Era Napoleónica es fundamental para entender los orígenes del mundo de hoy.


Posted

in

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *