Revoluciones Inglesas del Siglo XVII: Resumen

La coronación de Guillermo de Orange y María II como monarcas de Inglaterra, marcando el final de la Revolución Gloriosa. Pintura de dominio público por Charles Rochussen.

En el siglo XVII, Inglaterra experimentaría una serie de revoluciones y cambios políticos que darían origen a las instituciones políticas actuales del país. Cuando los monarcas Jacobo I y Carlos I, de la dinastía de los Estuardo, intentaron ejercer más poder sobre sus súbditos, sus acciones fueron prontamente contrarrestadas por fuerzas sociales y políticas. Un soldado puritano, Oliver Cromwell, destronó a Carlos I en medio de la Guerra Civil Inglesa, pero luego procedió a instituir un régimen autoritario no muy diferente al que había existido antes. Cuando Cromwell murió, su hijo fue incapaz de controlar el estado, y fue reemplazado por el Rey Carlos II, quien restauró el gobierno absolutista. Dado que no tenía descendencia legítima, fue sucedido por su hermano católico Jacobo II, para gran disgusto de los puritanos. Al final del siglo, en la Revolución Gloriosa, políticos de clase alta y media decidieron ofrecer la corona inglesa a los gobernantes protestantes de los Países Bajos. Así, Guillermo de Orange y María II se convirtieron en co-monarcas de Inglaterra, en un proceso que colocó el poder del Parlamento por encima del de la Monarquía.

Antecedentes

Durante el siglo XVI, los monarcas ingleses afirmaron cada vez más su poder. Tras ganar las Guerras de las Rosas (1455-1487), la dinastía Tudor ascendió al trono e implementó el absolutismo en el país. Estos monarcas solían consultar al Parlamento al ejercer su autoridad, pero era una mera formalidad — de hecho, no dudaban en dictar sus deseos. El Rey Enrique VIII, por ejemplo, obligó a la Iglesia de Inglaterra a romper lazos con la Iglesia Católica, porque quería anular su primer matrimonio y el Papa Clemente VII se negó a hacerlo. Fue sucedido por la Reina María I (la María Sangrienta), quien intentó revertir esta división religiosa y así provocó la ira de los protestantes ingleses. La Reforma Inglesa fue confirmada por la reina subsiguiente, Isabel I, quien también invirtió en aumentar el poder naval de Inglaterra.

En 1603, el país estaba en una encrucijada porque Isabel I no logró producir un heredero — por esto, se le conocía como la «Reina Virgen». Cuando murió, su pariente más cercano, Jacobo I, ascendió al trono — marcando el fin de la dinastía Tudor y el comienzo de la dinastía Estuardo.

A diferencia de los Tudor, Jacobo I no se conformaba con tener el poder real en la práctica, y tener que deferir al Parlamento como una cuestión de cortesía. Más bien, introdujo una serie de medidas autoritarias: aumentando los impuestos por su cuenta, interfiriendo en el libre comercio, participando en una guerra religiosa contra los irlandeses, suprimiendo a católicos y puritanos en el interior, y disolviendo ambas cámaras legislativas. Como era de esperarse, sus acciones causaron inmediato descontento tanto en los políticos como en la población en general. Había tres principales conflictos dentro de Inglaterra en ese momento:

  • Conflicto político: El Rey Jacobo I quería centralizar el poder, mientras que el Parlamento quería descentralizarlo.
  • Conflicto social: La nobleza tradicional era favorable al Rey, mientras que la burguesía y la pequeña nobleza no lo eran.
  • Conflicto religioso: Bajo la influencia real, la Iglesia de Inglaterra adoptaba cada vez más ideas protestantes, pero mantenía ciertos rituales católicos. Esto ponía al Rey en conflicto tanto con los puritanos, que deseaban una iglesia no católica, como con los católicos, que denunciaban las influencias protestantes dentro de ella.

Para algunos, la vida en Inglaterra durante el reinado de Jacobo I era insoportable, y emigraron a Norteamérica — estos fueron los primeros colonos de las Trece Colonias. Mientras tanto, otros montaron una oposición violenta al Rey, por ejemplo, uniéndose a la Conspiración de la Pólvora (1605). Fue una conspiración de nobles católicos, liderada por Robert Catesby, que querían volar la Cámara de los Lores mientras el monarca estaba allí, luego instalar a su hija de nueve años como la nueva jefa de estado. Sin embargo, las autoridades más tarde se enteraron del plan, y fracasó miserablemente — sus principales conspiradores, entre los cuales estaba Guy Fawkes, fueron ejecutados.

Guerra Civil Inglesa (1642-1649)

En 1625, Jacobo I murió y fue reemplazado por su hijo, Carlos I. Fue un defensor aún más firme del absolutismo que su padre, y pronto implementó ciertos procedimientos que fueron ampliamente despreciados:

  • Continuó persiguiendo a los puritanos, quienes seguían migrando a América.
  • Aumentó los impuestos para financiar guerras privadas.
  • Intimidó a los congresistas y actuó con total desprecio por su poder.
  • Trató a Escocia con indiferencia, porque los puritanos escoceses eran radicales y veían con malos ojos la Iglesia del Rey.

El enfrentamiento entre el Rey y el Parlamento llevó a la aprobación de la Petición de Derecho (1628), en la cual los parlamentarios reforzaron que la gente tenía ciertos derechos que no debían ser infringidos por el monarca. Se le prohibió gravar impuestos sin el consentimiento legislativo, detener a personas sin causa, y alojar soldados en hogares sin la autorización del propietario.

Y no obstante, Carlos I continuó persiguiendo políticas que lo enfrentaban a sus súbditos. Debido a que los puritanos escoceses se sentían desatendidos por la monarquía, declararon la independencia de la región. En represalia, el Rey pidió al Parlamento movilizar las tropas del Ejército para luchar contra los rebeldes. Aunque carecía de la aprobación del Congreso, Carlos I decidió lanzar una invasión de Escocia usando sus propias guardias privadas. El rotundo fracaso de este empeño lo hizo intentar negociar una vez más con los políticos y, cuando esto también fracasó, llevó a cabo un ataque contra el parlamento, intentando arrestar a sus líderes. Esto fue el catalizador de la Guerra Civil Inglesa (1642-1649), luchada por dos bandos:

  • Royalistas: Apoyaban al Rey y a la Iglesia Anglicana, y sus fuerzas usualmente montaban a caballo. Por esto y por su vestimenta, fueron peyorativamente llamados «Cavaliers» por sus oponentes.
  • Parlamentarios: Apoyaban al Parlamento y en su mayoría respaldaban la formación de una monarquía constitucional en Inglaterra, lo que les valió el respaldo de los puritanos. Debido a que tenían el cabello corto, cortado cerca de sus cabezas, fueron despectivamente conocidos como los «Cabezas Redondas».

Un ala minoritaria de los Parlamentarios, llamada los Puritanos Independientes, no aprobaba mantener a Carlos I en el poder, incluso si sus poderes iban a ser restringidos por una constitución, y defendían la libertad de religión para todas las fe. Estaban liderados por Oliver Cromwell, un político y soldado que hasta entonces había tenido una carrera poco distinguida. Empero, la marea estaba cambiando a su favor, porque la primera fuerza militar profesional y financiada centralmente en Inglaterra era suya: el Nuevo Ejército Modelo. Las tropas de Cromwell estaban adecuadamente equipadas y operaban donde se les necesitaba — por esto, ganaron el conflicto.

Un retrato de un hombre con expresión solemne, con un peinado del siglo XVII con rizos a la altura de los hombros partidos en el medio. Tiene una nariz prominente, una boca pequeña y lleva un cuello blanco sencillo sobre un atuendo oscuro, armado con una placa de hombro redondeada que refleja la luz, indicando una superficie metálica. El fondo es liso y oscuro, centrando la atención en el sujeto. El estilo de la pintura es realista con detalles finos, particularmente en las características faciales y la textura de la armadura.
Un retrato de Oliver Cromwell. Pintura de dominio público por Samuel Cooper.

Tras la victoria militar, los Puritanos Independientes se dedicaron a construir un nuevo gobierno, sobre las cenizas de la monarquía. Bajo la autoridad del Coronel Thomas Pride, llevaron a cabo una purga en el Parlamento, expulsando a todos los políticos que rechazaban llevar a Carlos I ante la justicia. Los que sobrevivieron la purga formaron el Parlamento Rabadilla — uno que estaba enteramente a favor del gobierno provisional. Cromwell supervisó la condena del Rey por alta traición y comandó su ejecución por decapitación. Finalmente, cuando toda oposición fue sofocada y el viejo monarca ya había desaparecido, Cromwell instauró la Mancomunidad de Inglaterra: una república oligárquica.

Mancomunidad de Inglaterra (1649-1660)

La Mancomunidad de Inglaterra nació como una república oligárquica, ya que estaba controlada por un puñado de élites. Sin embargo, esto cambió en 1653, unos años después de que Oliver Cromwell ascendiera al poder. Cromwell movilizó al Ejército y disolvió el Parlamento de Barebone — el sucesor del Parlamento Rabadilla y un intento de estabilizar el establecimiento político inglés. Se le nombró Lord Protector y se convirtió en dictador en la práctica, porque su cargo era vitalicio y hereditario.

El gobierno de Cromwell actuó violentamente contra todos los opositores:

  • Fue implacable contra católicos y anglicanos. No obstante, se abstuvo de designar al Puritanismo como la religión oficial del estado — para gran disgusto de los puritanos. En cambio, las fe protestantes tendrían libertad de religión.
  • Llevó a cabo guerras contra Irlanda y Escocia: Los católicos irlandeses se negaron a reconocer el nuevo régimen, pero las tropas inglesas reconquistaron brutalmente el país. Poco después, los escoceses se rebelaron porque detestaban la interferencia de Cromwell en sus asuntos, incluida la Iglesia Presbiteriana de Escocia. Proclamaron a Carlos II, hijo del difunto Carlos I, como Rey, pero las tropas inglesas lograron aplastar esta rebelión también.
  • Reprimió vigorosamente las actividades tanto de los Cavadores como de los Niveladores: Los primeros eran defensores de la reforma agraria y se llamaban a sí mismos «verdaderos niveladores», mientras que los últimos abogaban por reformas que traerían igualdad política.

Las tendencias autoritarias del gobierno, empero, no deben ocultar el hecho de que Inglaterra prosperó bajo la autoridad de Cromwell. Algunos de los aspectos más destacados del período fueron:

  • Mayor libertad de comercio.
  • Avances en educación: Cromwell inauguró nuevas escuelas, colegios y academias en las cuales las ciencias y la tecnología tenían preeminencia. Esto contrastaba con el control religioso de las entidades educativas en el pasado.
  • Leyes de Navegación: El gobierno mandató que los productos ingleses debían ser transportados solo por barcos ingleses o por los barcos de los compradores. En términos prácticos, estas leyes significaron que los comerciantes ingleses generalmente serían pagados tanto por los productos que vendían como por los costos de flete.
  • Expansión marítima: Debido al flujo de capital traído por las Leyes de Navegación, Inglaterra pudo fomentar una industria naval y una marina de guerra.
  • Victorias militares contra los Países Bajos y España: Las compañías de envíos de estos países resentían las Leyes de Navegación, y las disputas comerciales culminaron en enfrentamientos armados. Los ingleses ganaron tanto la Guerra Anglo-Holandesa (1652-1654) como la Primera Guerra Anglo-Española (1654-1660). En el contexto de esta última, los ingleses anexaron Jamaica, entonces una colonia española.

En 1658, Oliver Cromwell murió de causas naturales y dejó a su hijo, Richard Cromwell, a cargo del país. Sin embargo, Richard no era respetado ni por el establecimiento político ni por el liderazgo militar. Dada su falta de autoridad, fue incapaz de mediar las tensas relaciones entre el Parlamento y el Ejército. En abril de 1659, cedió a la presión militar y disolvió el Parlamento, pero los congresistas pronto se reagruparon. Después, reconoció su incapacidad para gobernar Inglaterra y renunció a cambio de una pensión.

Tras la salida de Richard, Carlos II aprovechó el vacío de poder para emitir la Declaración de Breda, perdonando todos los crímenes que se habían cometido desde la Guerra Civil Inglesa hasta ese momento. Muchos políticos y oficiales militares se unieron en favor de esta Declaración, para prevenir que el caos y la anarquía prevalecieran. Consecuentemente, Carlos II fue proclamado el Rey legítimo de Inglaterra desde la muerte de su padre — borrando la memoria de Cromwell «como si los últimos diecinueve años nunca hubieran ocurrido», en palabras del historiador Tim Harris.

Restauración de los Estuardo (1660-1688)

Carlos II fue restaurado al trono bajo la promesa de que renunciaría a tendencias despóticas. No obstante, pronto después de su restauración, el Rey llevó a cabo ciertas acciones destinadas a reafirmar su poder. Ordenó la exhumación del cuerpo de Oliver Cromwell, para que fuera sometido a una ejecución póstuma por alta traición. Otros cuerpos fueron exhumados y desecrados también. Además, encarceló a muchos de aquellos que habían intentado matarlo en el pasado. Estas medidas arrojaron una sombra sobre el futuro de su reinado.

El mayor desacuerdo del Rey con el Parlamento fue en términos de tolerancia religiosa, por la cual él abogaba, mientras que los parlamentarios no. Promulgaron el Código Clarendon, destinado a frenar la no adhesión a la Iglesia Anglicana, y Carlos II accedió a ellos por cierto tiempo. En 1672, intentó introducir la libertad religiosa por decreto, pero fue frustrado por el Parlamento.

El Parlamento inglés generalmente apoyaba a Carlos II, pero parte de él tenía reservas sobre su hermano católico, Jacobo II, quien estaba próximo en la línea de sucesión. Los legisladores estaban divididos en dos facciones:

  • Tories: Mayormente católicos conservadores, que eran favorecidos por el Rey.
  • Whigs: Mayormente puritanos que apoyaban los Proyectos de Ley de Exclusión, buscando remover a Jacobo II de la línea de sucesión, y que temían que, al favorecer a los católicos, el Rey pronto se encontraría subordinado al Papa.

Carlos II se opuso vehementemente a impedir que su hermano heredara la Corona, y se volvió cada vez más autoritario como resultado de esto. Supervisó la persecución de muchos rivales y el decomiso de sus propiedades. Además, intervino en el Poder Judicial reemplazando jueces y alguaciles a voluntad, y manipulando jurados populares con sus partidarios, para asegurar cualquier condena que deseara. Empero, el Rey falleció sin dejar descendientes, aparte de su descendencia ilegítima con amantes, y Jacobo II accedió al trono.

Revolución Gloriosa (1688)

Desde 1685 en adelante, Jacobo II ostentó la Corona inglesa y mantuvo en su mayoría las políticas de su difunto hermano: absolutismo y el favorecimiento de los católicos. Al principio, el nuevo monarca gozó de amplio apoyo en Inglaterra, Escocia e Irlanda. Esto se puede explicar en parte por la supuesta estabilidad política asegurada por el poder real, o por el hecho de que su heredero presunto era María II, esposa de Guillermo de Orange, el monarca holandés — y ambos eran de fe protestante.

Sin embargo, Jacobo II concibió un hijo con su segunda esposa católica. El recién nacido desplazó a María II en la línea de sucesión y llevaba el riesgo de consolidar una dinastía católica en Inglaterra. Esto fue considerado inaceptable por los protestantes, y finalmente se levantaron en revuelta.

La Revolución Gloriosa se llama así porque fue relativamente sin derramamiento de sangre. Mientras los holandeses luchaban una guerra contra los franceses, Guillermo de Orange concluyó que necesitaba apoyo inglés real — en lugar de neutralidad. No obstante, Jacobo II no estaba dispuesto a llegar tan lejos, y el monarca holandés comenzó a albergar reservas sobre él. Su preocupación era la posibilidad de enfrentar una alianza anglo-francesa, aunque le aseguraran que tal arreglo no prosperaría. Para prevenir una posible iniciativa militar inglesa y proteger a los protestantes ingleses, los holandeses montaron una invasión de Inglaterra en noviembre de 1688.

Esta es una vibrante pintura histórica que representa el desembarco de Guillermo de Orange en Inglaterra. La escena está llena de actividad y se desarrolla contra un fondo de cielo nublado y acantilados distantes. Múltiples barcos de vela adornados con banderas están anclados cerca de la costa. En primer plano, un destacado bote lleno de soldados y una bandera que lleva un escudo de armas se acerca a la playa. Otros pequeños botes también están en camino a tierra. Las figuras en tierra, algunas a caballo, están activamente dando la bienvenida a los recién llegados. Las aguas agitadas del mar y las poses dinámicas de las personas sugieren la urgencia e importancia del evento. La obra de arte captura un momento significativo con un sentido de movimiento y anticipación.
El desembarco de Guillermo de Orange en el condado inglés de Devon. Pintura de dominio público por Hoynck van Papendrecht, J.

La invasión cambió el equilibrio de fuerzas en Inglaterra, porque Jacobo II de repente se encontró necesitando el apoyo de aquellos a quienes había alienado durante su reinado. En particular, tanto los puritanos como los parlamentarios exigirían concesiones significativas si iban a ayudar al Rey a permanecer en el poder. Guillermo avanzó hacia Londres mientras Jacobo II se exiliaba. Entonces, un grupo de políticos de clase alta y media decidió ofrecer la Corona inglesa a ambos, Guillermo y María. Aceptaron esta oferta y se convirtieron en co-monarcas de Inglaterra.

Además del cambio en el trono, el logro principal de la Revolución Gloriosa fue colocar el poder del Parlamento por encima del del monarca. A tal efecto, el Parlamento pronto aprobó algunas piezas de legislación:

  • Según la ley de presupuesto, las autorizaciones presupuestarias del Tesoro se limitaron a períodos de un año, para evitar que el gobierno operase sin supervisión del Congreso.
  • De acuerdo con el Acta de Tolerancia, se garantizaba la libertad de religión para todos los ciudadanos — excepto aquellos de fe católica o unitaria.
  • Según la Declaración de Derechos del 16 de diciembre de 1689, todos los ciudadanos tenían una serie de derechos inalienables y los monarcas tenían poder limitado.

Conclusión

Las Revoluciones Inglesas del siglo XVII comenzaron con la lucha contra las prácticas autoritarias de la dinastía Tudor, y terminaron con la ascensión de Guillermo de Orange y María II al trono inglés, con poder limitado. A lo largo del siglo, las divisiones políticas dentro del país estuvieron en gran medida influenciadas por divisiones religiosas — con anglicanos, católicos y protestantes promoviendo cada uno sus propios intereses. Gracias a la Revolución Gloriosa, en particular, surgió una clara alternativa a la teoría de los derechos divinos de los reyes — porque Guillermo y María derivaron su legitimidad del apoyo parlamentario. Este desarrollo influiría más tarde en la Revolución Francesa, la independencia de los Estados Unidos y muchos otros movimientos sociales en todo el mundo.


Posted

in

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *