Unificación de Alemania: Orígenes, Guerras y el Papel de Bismarck

Proclamación del Rey de Prusia como rey de la Alemania recién creada, en el Palacio de Versalles, en territorio francés. Pintura de Anton von Werner. Dominio público.

Hasta la segunda mitad del siglo XIX, Alemania, como un estado soberano único, no existía. En su lugar, había una abundancia de pequeños reinos, cada uno con su príncipe: Baviera, Hesse, Württemberg, Hanóver y Luxemburgo son algunos ejemplos. También había dos reinos principales, distinguidos por su mayor territorio e influencia sobre los demás: Austria y Prusia. La historia de la unificación alemana corresponde a la amalgama gradual de los territorios de estos reinos, en un proceso que, aunque fue dominado por las dos potencias alemanas, fue decidido por todos los estados de la región. De alguna manera, todos tuvieron algún papel en las guerras de unificación y en las victorias o fracasos militares que definieron estos conflictos.

Orígenes de la Unificación

La formación de la Alemania moderna tuvo su inicio ideológico con la Era Napoleónica y la cooptación de varios estados europeos por los franceses. Para Napoleón, en términos generales, solo importaban dos recursos alemanes: hombres para reforzar el ejército francés y dinero para financiarlo. Debido a esto, surgió una relación predatoria, porque Francia se alió con las élites alemanas locales y obtuvo todo lo que necesitaba, a expensas de los pueblos alemanes. Este mecanismo de cooptación, aunque exitoso a corto plazo, contribuiría a formar algunos rasgos comunes entre los diversos pueblos alemanes: aversión a Francia, nacionalismo y militarismo en defensa de la patria.

Sin duda, la identidad alemana no era uniforme. Cada población, dependiendo de las circunstancias de su explotación por los franceses, reaccionó de manera diferente a esto, por lo que es posible hablar de nacionalismos y militarismos, en plural. Sin embargo, el rechazo general a los franceses, y no solo al régimen napoleónico, era algo uniforme y especial. Este rechazo sirvió como un puente para conectar las diferentes identidades de la región: los pueblos alemanes podrían haber diferido en sus propósitos e inmediatos objetivos, pero la mayoría de ellos (si no todos) se identificaban en oposición a Francia.

Al final de la Era Napoleónica, el statu quo en Europa Central se había vuelto insostenible. Había una multitud de pequeños estados, generalmente débiles e incohesivos, que los arquitectos de la posguerra veían como vulnerables a futuros ataques franceses. Para los representantes diplomáticos enviados al Congreso de Viena, era esencial asegurar un arreglo que consolidara la influencia de las potencias europeas y estabilizara el Viejo Continente. Por lo tanto, decidieron extinguir algunos reinos, favorecer a otros y crear una Confederación Alemana: una entidad única para unir políticamente a los pueblos que hasta entonces habían vivido con poca integración. Esta confederación estaría dominada por Austria y Prusia. Su papel era asegurar que Europa Central fuera más homogénea y menos vulnerable a la codicia francesa.

En términos políticos, hubo una mayor integración alemana, a través del Diet de Frankfurt (un arreglo entre monarcas locales), aunque Austria prevaleció en él. La integración económica también aumentó, gracias al avance del Zollverein, una unión aduanera liderada por la industria prusiana. A pesar de esto, el fortalecimiento militar de la región —la piedra angular del arreglo de Viena— no ocurrió de inmediato. En ese momento, Prusia bajo Federico Guillermo IV estaba modernizando sus Fuerzas Armadas, desarrollándolas de manera técnica y científica. No obstante, las principales preocupaciones de seguridad de Austria estaban en la Península Italiana, donde tenían varios intereses estratégicos; y los otros estados alemanes eran demasiado débiles para defender proactivamente sus propios territorios.

En medio de las revoluciones liberales de 1848, Prusia vio la creación del llamado « Parlamento de Frankfurt »: un intento de imponer una constitución a la monarquía prusiana y unificar el país con los otros reinos alemanes. Los rebeldes fueron duramente reprimidos por Federico Guillermo IV, pero sus ideas serían reutilizadas más tarde. Poco después, en 1849, basándose en los ideales de Frankfurt, el monarca de Prusia propuso la unificación de la Confederación Alemana en una federación constitucional, liderada por él. Austria, que sería marginada por esto, se opuso a la propuesta y convenció a los otros estados del peligro de la hegemonía prusiana en Europa Central. A través de la Puntuación de Olmütz, un acuerdo ad hoc, austriacos y prusianos acordaron resolver conjuntamente el futuro de la Confederación Alemana. Sin esto, podrían haber optado por la guerra.

Segunda Guerra de Schleswig (1864)

En los años siguientes al pacto de Olmütz, enfrentando una crisis de sucesión en Dinamarca, las dos potencias alemanas incluso intentaron una cooperación más amplia. Los Ducados de Schleswig y Holstein tenían lazos históricos con los alemanes pero estaban personalmente vinculados a la corona danesa. Empero, con la muerte del monarca danés en 1863, su sucesor legítimo intentó vincular institucionalmente ambos ducados a Dinamarca. Esto llevó a austriacos y prusianos a considerar la reivindicación de otro sucesor al trono, que sería más favorable a los intereses alemanes. Sin embargo, la respuesta final de la Confederación Alemana fue militar y política: un despliegue de tropas a los ducados y un acuerdo entre Austria y Prusia para definir el estatus de la región.

El conflicto que se desencadenó tras la llegada de las fuerzas extranjeras a los ducados daneses se conoce como la « Segunda Guerra de Schleswig ». La literatura a menudo la considera la primera guerra de unificación alemana, ya que resultó en la anexión de ambos Schleswig y Holstein a la Confederación Alemana. Según la Convención de Gastein (1865), austriacos y prusianos compartirían la soberanía sobre los ducados, pero cada uno de ellos sería administrado por separado.

Esta dinámica pintura al óleo representa una escena de la Segunda Guerra de Schleswig. Retrata una intensa escena de batalla con soldados en combate. Los soldados, vistiendo varios uniformes que indican diferentes regimientos, se muestran avanzando por un terraplén arenoso hacia una posición enemiga. El primer plano está lleno de soldados de infantería armados con fusiles y bayonetas, algunos en pleno combate, otros caídos. El humo de los disparos oscurece parcialmente el fondo, donde se están izando banderas en medio de la lucha. El cielo dramático arriba sugiere el caos de la batalla. Detalles como las expresiones faciales, el movimiento de los soldados y el equipo de guerra esparcido en el suelo contribuyen a la representación vívida de la guerra del siglo XIX en esta pintura.
En la Segunda Guerra de Schleswig, austriacos y prusianos lucharon contra Dinamarca para controlar Schleswig y Holstein. Pintura de Wilhelm Camphausens. Dominio público.

Guerra austro-prusiana (1866)

El espíritu de cooperación de la Convención de Gastein ocultaba las tensiones continuas entre las dos potencias alemanas —después de todo, Austria se sentía cada vez más amenazada por una Prusia que mejoraba sus Fuerzas Armadas y tenía grandes ambiciones económicas para el Zollverein. De igual manera, la monarquía prusiana sabía que sus aspiraciones desafiarían a los austriacos.

Por lo tanto, no es sorprendente que, después de la Segunda Guerra de Schleswig, los miembros de la Confederación Alemana no se asentaran en paz. Cada potencia alemana buscó apoyo internacional para contrarrestar las acciones de la otra: Prusia se alineó con la recién formada Italia; Austria reforzó sus lazos con los estados alemanes del sur. El catalizador del enfrentamiento entre ellos llegó en 1866, cuando los austriacos denunciaron las acciones de sus rivales en la Confederación Alemana, y Prusia disolvió esta asociación. Tan pronto como Austria se presentó como la protectora de los pequeños estados alemanes contra la supuesta « agresión prusiana », Otto von Bismarck, el Canciller de Prusia, declaró casus belli. Así comenzó la « Guerra de los Hermanos » (1866), la segunda guerra de unificación alemana, en Europa Central e Italia.

En la Península Italiana, Austria logró luchar relativamente bien, basándose en enfrentamientos mortales que desmoralizaron a los italianos —principalmente porque este había sido el principal teatro de operaciones para las fuerzas austriacas durante mucho tiempo.

En el teatro de guerra alemán, no obstante, la situación fue bastante diferente. Prusia disfrutó de todo el progreso técnico, científico y militar que había construido en las décadas anteriores. Sus acciones fueron organizadas, sistemáticas y extremadamente efectivas, en parte debido a una serie de nuevas armas que poseía. Por otro lado, las deficiencias austriacas eran evidentes: tropas caóticas y desmotivadas eran lideradas por oficiales indecisos, que tomaron decisiones equivocadas y llevaron a cabo retiradas problemáticas.

En la Batalla de Königgrätz, cuando los austriacos finalmente tuvieron una verdadera oportunidad de responder a su infortunio, ya era demasiado tarde. Prusia ganó la guerra e impuso la creación de una Confederación Alemana del Norte (incluyendo los estados alemanes del norte y ambos ducados daneses) y el poder de definir (por la fuerza, si fuera necesario) sus relaciones con los estados alemanes del sur.

Guerra franco-prusiana (1870-1871)

Mientras Prusia lidiaba con las consecuencias de la guerra de 1866, que catapultó su poder en el territorio europeo, los austriacos sufrían aún más. Debido al Compromiso de 1867, el Imperio Austriaco se convirtió en una monarquía dual, compuesta por Austria y Hungría.

Aunque se esperaba alguna integración entre las Fuerzas Armadas de estas monarquías, en términos prácticos, los húngaros no estaban dispuestos a apoyar ninguna iniciativa militar en territorio alemán. Por ello, lo más que Austria podía hacer para contrarrestar el poder prusiano era una alianza « en principio » con Francia, que temía la hegemonía prusiana en Europa Central. El estadista francés Napoleón III también estableció otra alianza « en principio » con el monarca italiano Víctor Manuel, a cambio de la retirada de tropas francesas que ocupaban Roma en defensa de la Iglesia Católica.

Napoleón III quería reunir a Austria e Italia como aliados porque Prusia desafiaba varios intereses franceses. Para aceptar reconocer la emergencia de la Confederación Alemana del Norte, propuso la anexión francesa de Luxemburgo (una área ocupada por los franceses) y Bélgica —lo que fue rechazado de plano por Prusia. En su lugar, Bismarck convocó una conferencia internacional, donde las potencias del Concierto Europeo acordaron hacer de Luxemburgo un territorio neutral, lo que significó una derrota para Francia.

Otro problema surgió con una crisis de sucesión en España. Un pariente del Rey de Prusia pretendía ascender al trono español, pero esto podría acorralar a Francia entre dos dominios de la dinastía Hohenzollern —España por un lado y Prusia por el otro. Estos problemas impulsaron a Napoleón III a hacer una declaración de guerra, pero esto se pospuso varias veces, ya que Francia estaba en desventaja frente a una Prusia militarmente sofisticada y moderna.

El primer intento de resolver la crisis de sucesión española fue pacífico: un embajador francés viajó para negociar con el Rey de Prusia. Aunque el monarca se comprometió a no apoyar las reivindicaciones de su pariente al trono español en ese momento, su negativa a hacer permanente este compromiso se convirtió en un motivo de disputa. En el Despacho de Ems, el Ministro de Asuntos Exteriores prusiano informó a Bismarck sobre cómo ocurrió la reunión entre el embajador y el rey prusiano. Empero, Bismarck alteró deliberadamente este informe, haciendo que las palabras en él fueran ofensivas tanto para los alemanes como para los franceses. Al publicar el texto editado en la prensa, Bismarck avivó protestas vigorosas en Berlín y París. Así, comenzó la tercera guerra de unificación alemana: la guerra franco-prusiana (1870-1871).

Para Napoleón III, los acuerdos con Austria e Italia aseguraban estas alianzas, aunque solo fueran intenciones. Este cálculo erróneo contrastó con la habilidad de Prusia para combinar sus propias tropas con las de los otros estados alemanes —excepto Austria—, que habían progresado militarmente bajo la influencia prusiana. Así, el conflicto una vez más opuso fuerzas militares bien preparadas contra unas no preparadas: aunque Francia logró repeler ciertos avances prusianos, su ineptitud técnica le impidió lanzar ataques exitosos. Además, a pesar de que los franceses contaban con una amplia gama de tropas, su superioridad numérica no compensaba la precisión de los armamentos alemanes. En el mismo año de 1870, por lo tanto, el Segundo Imperio Francés colapsó debido a fracasos militares, dando paso a una república, mientras Napoleón III se convirtió en prisionero de guerra.

Bajo la Tercera República Francesa, sin embargo, el conflicto persistió, y la coalición liderada por los prusianos llegó a las afueras de París. En este punto, el equilibrio de fuerzas había cambiado considerablemente: si los franceses estaban en desventaja, teniendo un enemigo rodeando su capital, los alemanes también enfrentaban desafíos. Al estar dentro de Francia, las tropas alemanas tuvieron que luchar contra tanto la resistencia parisina, simbolizada por la Comuna de París, como la resistencia de las poblaciones rurales francesas. Esta guerra en dos frentes causó ciertas dificultades, lo que llevó a Prusia a bombardear París, como medio para forzar una rendición local. Esto no funcionó inicialmente, pero, con el tiempo, comenzaron las negociaciones para la paz —y se llevaron a cabo bajo un evidente desequilibrio entre los dos beligerantes.

Esta fotografía histórica en blanco y negro muestra las secuelas del bombardeo de París durante la guerra franco-prusiana. La escena muestra una calle con edificios dañados; algunos están parcialmente colapsados, con escombros visibles y destrucción. Las fachadas de las estructuras restantes están llenas de agujeros y muestran signos de bombardeo. En primer plano, hay un carruaje tirado por caballos y algunas personas realizando sus actividades diarias, indicando que la vida continúa en medio de las ruinas. Un montón de escombros está apilado al lado de la calle, y en el fondo, un intacto campanario de iglesia se eleva por encima de la devastación, contrastando con la destrucción circundante. La imagen captura un momento de resiliencia en una ciudad devastada por la guerra.
Fotografía de la región de Saint-Cloud, en las afueras de París, después de los bombardeos realizados por los alemanes. Imagen de Adolphe Braun. Dominio público.

Al final de las negociaciones entre franceses y alemanes, se estableció un alto al fuego y un tratado de paz, el Tratado de Fráncfort (1871), con los siguientes aspectos destacados:

  • La unificación de Alemania sería oficializada, con la coronación del Rey Guillermo I, anteriormente de Prusia, como el monarca del nuevo país.
  • Los alemanes anexarían la región de Alsacia-Lorena.
  • Francia debía pagar indemnizaciones de guerra a los alemanes, y sería ocupada militarmente hasta que esta deuda se saldara.
  • Como medida para reafirmar una derrota que, hasta entonces, no era aceptada por el pueblo francés, se realizaría un « desfile de la victoria » humillante en París.

Este conjunto de estipulaciones del Tratado de Fráncfort alimentaría, a corto y largo plazo, el revanchismo franco-alemán. Mientras la nación francesa luchaba por pagar sus deudas de guerra y terminar la ocupación de su territorio, los alemanes completaban su proceso de integración y expandían su actividad diplomática, bajo el liderazgo de Bismarck. No obstante, las secuelas de la guerra permanecerían latentes en ambos estados y, a lo largo del siglo XX, conducirían a nuevos conflictos entre ellos.

Conclusión

La unificación de Alemania fue tardía, ya que ocurrió solo en la segunda mitad del siglo XIX. Empero, fue un proceso que se llevó a cabo con gran rapidez, ya que unió docenas de pequeños monarquías en un período de apenas siete años.

Tras la fundación del país, Bismarck consolidó aún más su poder y orquestó una alianza entre nobles (Junkers) y burguesía para industrializar el país. Internamente, la sociedad alemana se militarizó, y el Ejército ostentó un inmenso prestigio político. En las relaciones internacionales, la Alemania unificada trató de propagar la idea de que el país estaba satisfecho con el statu quo en Europa —en otras palabras, que los alemanes evitarían involucrarse en otras guerras. Esta fue una estrategia deliberada, dirigida al aislamiento internacional de Francia.

Bismarck permaneció en el poder hasta 1890, equilibrando su país entre las potencias europeas. Sin embargo, tras la muerte del Rey Guillermo I, el canciller fue forzado a renunciar por el nuevo monarca, Guillermo II, quien quería imponer una política exterior basada en el expansionismo territorial y militar. Tal fue la influencia de Bismarck en la vida política alemana que, tras su retiro, los alemanes tuvieron menos éxito en asegurar sus objetivos en el escenario internacional. El cambio de Alemania de la moderación al militarismo puede entenderse como una de las causas a largo plazo de la Primera Guerra Mundial.


Posted

in

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *