Unificación de Italia: Resumen, Orígenes, Fases

Una pintura de 1860 de Remigio Legat representando la Batalla de Calatafimi, en la cual las Camisas Rojas de Garibaldi enfrentaron al Reino de las Dos Sicilias. Imagen de dominio público.

La unificación de Italia como un estado independiente único, un proceso conocido como el Risorgimento, se originó de una serie compleja y tumultuosa de eventos que abarcaron varias décadas en el siglo XIX. Los italianos históricamente fueron subyugados por potencias extranjeras, y comenzaron a afirmar su derecho a la independencia en respuesta a esta situación. Durante las Revoluciones de 1848, hubo revueltas generalizadas en apoyo a los principios liberales. Debido a que todas fracasaron, los revolucionarios decidieron unir fuerzas para lograr la independencia, y solo más tarde resolver sus diferencias ideológicas. La creación de Italia fue impulsada por el Reino de Piamonte y su Primer Ministro Camillo Cavour. Él obtuvo apoyo internacional para la independencia y desencadenó una serie de guerras y levantamientos que finalmente la hicieron realidad en 1861 y en 1870.

Resumen del Risorgimento

  • La Península Itálica estaba dividida en numerosos pequeños reinos, que frecuentemente eran subyugados por potencias extranjeras, principalmente Austria y Francia.
  • Francia Napoleónica introdujo reformas en la península, y hizo que los italianos anhelaran una mejor gobernanza.
  • Debido a esto, los italianos se rebelaron en el contexto de las Revoluciones de 1848, pero fueron en gran parte infructuosos, ya que había poca coordinación entre los movimientos revolucionarios.
  • A partir de 1849, muchos italianos se congregaron en torno al liderazgo de Camillo Cavour, primer ministro del Reino de Piamonte. Él preparó el escenario para las fases de la unificación de Italia.
  • En 1859, la primera fase vio la anexión del Norte de Italia por Piamonte, después de una guerra junto a Francia contra Austria.
  • En 1860-1861, la segunda fase vio la anexión del Sur de Italia y la mayor parte del Centro de Italia por Piamonte, y la creación del Reino de Italia.
  • Finalmente, en 1870, la tercera y última fase del Risorgimento resultó en la derrota del Papa y la anexión de Roma por el Reino de Italia.
  • Después de la unificación, los italianos todavía tuvieron que lidiar con los desafíos políticos, económicos y culturales de formar un único país a partir de muchas entidades políticas y sociedades diferentes.

Orígenes del Risorgimento (1796-1848)

Desde 1796 hasta 1815, la Península Itálica experimentó una era transformadora bajo la dominación de Francia Napoleónica, que introdujo una serie de reformas en la región. En primer lugar, los franceses trajeron una forma de gobernanza centralizada. Esto reemplazó el mosaico de autoridades italianas locales y regionales con un gobierno fortalecido que permitió una toma de decisiones más ágil y una implementación eficiente de políticas públicas. Además, se introdujo el Código Napoleónico, que modernizó el sistema legal. Abolió los privilegios feudales, introdujo la igualdad ante la ley y secularizó el estado. Finalmente, los franceses introdujeron nuevas políticas económicas, incluyendo la promoción de la industria y el comercio. Esto fue un cambio significativo para muchas partes del país, que en ese entonces eran predominantemente agrarias y subdesarrolladas.

Las prácticas napoleónicas fueron marcadamente diferentes de las prácticas tradicionales de los estados italianos fragmentados, y tuvieron un impacto allí incluso después de que Napoleón había desaparecido. Desde 1815 en adelante, los italianos contrastaron la eficiente administración francesa con los defectos de los regímenes absolutistas que los gobernaban. Esta comparación estimuló la idea de unificación, ya que la gente anhelaba una mejor gobernanza. Así, surgieron varios movimientos o ganaron fuerza:

  • Los Carbonarios: Era una red informal de sociedades revolucionarias secretas activas en Italia, particularmente en el Reino de Nápoles y el Reino de Sicilia, desde aproximadamente 1800 hasta 1831. Su nombre significaba « hacedores de carbón » y provenía del oficio de sus miembros originales, que estaban involucrados en la producción de carbón y llevaban a cabo reuniones en relativa oscuridad. En el contexto de las Revoluciones de 1820, los Carbonarios lograron brevemente imponer una monarquía constitucional sobre el Rey Fernando I. Sin embargo, esta victoria fue efímera. En el Congreso de Laibach, las potencias europeas aprobaron una intervención austriaca que suprimió el movimiento.
  • Liga de los Sublimes y Perfectos Maestros: Era una organización clandestina y revolucionaria, establecida en 1818 por Filippo Buonarroti, bajo el paraguas de los grupos Carbonarios. Funcionando de manera similar a una Logia Masónica, la sociedad tenía su base en Turín, en el Norte de Italia. Su objetivo principal era lograr la independencia del dominio austriaco y, a largo plazo, probablemente quería alcanzar el objetivo de su fundador de establecer una sociedad comunista. Buonarroti utilizó este grupo para orquestar e influir en sediciones por toda Italia. No obstante, debido a su naturaleza encubierta y estructura organizativa, la evidencia concreta sobre sus actividades sigue siendo escasa.
  • Revolución Constitucional en el Reino de Piamonte-Sardinia: En el Norte de Italia, el Rey Víctor Manuel I comandaba un régimen absolutista bajo influencia austriaca. En 1821, un movimiento inspirado por los Carbonarios tomó fuerza como respuesta a las políticas opresivas y anticuadas del régimen. Los revolucionarios buscaban la formación de una monarquía constitucional y obligaron al rey a abdicar. Este decidió renunciar a favor de su hermano, Carlos Félix. Empero, el nuevo rey era un absolutista acérrimo y su ascenso al trono no calmó el descontento. Bajo la presión de los poderes externos y la resistencia interna de la monarquía, la revuelta constitucional en Piamonte fue eventualmente reprimida.
  • Revolta Antipapal en Bolonia: En ese momento, Bolonia estaba bajo el control de los Estados Papales, gobernados directamente por el Papa. Su gobernanza era típicamente conservadora y alineada con los intereses más amplios de la Iglesia Católica, lo que desafiaba la atmósfera revolucionaria europea de principios del siglo XIX. Algunos italianos se levantaron en revuelta contra el Papa, pero las tropas austriacas intervinieron, derrocando el gobierno provisional que se había establecido y restaurando la autoridad de la Iglesia sobre la región.

Debido a que estos movimientos finalmente fracasaron debido a intervenciones extranjeras, los revolucionarios italianos comenzaron a vincular cada vez más la idea de constitucionalismo con la de libertad del dominio extranjero, es decir, independencia.

Impregnado de este espíritu, el ex miembro de los Carbonarios Giuseppe Mazzini fundó el movimiento Joven Italia en 1832. Este grupo tenía como objetivo establecer una Italia unificada y republicana, arraigada en la búsqueda del progreso económico, aunque Mazzini mismo era anti-comunista. Sin embargo, a pesar de inspirar a muchos revolucionarios, los levantamientos organizados por Joven Italia permanecieron locales y limitados, careciendo de participación masiva. En el exilio, Mazzini influyó en otros movimientos nacionalistas, como Joven Alemania, Joven Francia, Joven Polonia y Joven Suiza. Como argumenta el historiador Eric Hobsbawm, estas organizaciones tenían poca relevancia práctica, pero su importancia simbólica no debe subestimarse, ya que « marcan la desintegración del movimiento revolucionario europeo en segmentos nacionales ».

La Primera Guerra de Independencia Italiana (1848-1849)

Para 1848, la Península Itálica experimentaba una forma de nacionalismo económico-cultural. Económicamente, la mayoría de la región se quedaba atrás de otros países y sus habitantes querían crear una nación unificada para fomentar la industrialización, siendo la única excepción Lombardía, que prosperaba en la industria de la seda. Culturalmente, había varios intelectuales moderados que abogaban por reformas políticas, aunque sus acciones no eran abiertamente revolucionarias.

En el contexto de las Revoluciones de 1848, el Papa Pío IX asumió el poder y pronto se encontró dividido entre demandas contradictorias de conservadores y liberales. Nombró a un ministro ilustrado, Pellegrino Rossi, para administrar los Estados Papales, y era hostil a la influencia austriaca en la Península Itálica. Implementó reformas como la liberación de prisioneros políticos y el aumento de la libertad religiosa. Debido a estas medidas, involuntariamente estimuló a los revolucionarios italianos, llevando a la Primera Guerra de Independencia Italiana.

Hubo revueltas generalizadas en Italia, pero ninguna tuvo éxito:

  • Lombardía aprobó una unificación con Piamonte, pero ambos fueron derrotados por los austriacos. El Rey Carlos Alberto de Piamonte abdicó a favor de su hijo Víctor Manuel II, quien revirtió al absolutismo con el apoyo austriaco.
  • Liderada por Daniele Manin, Venecia buscó la independencia con el apoyo de Piamonte y los rebeldes húngaros, pero finalmente fracasó.
  • En Roma, el Papa Pío IX se retractó de las políticas liberales hacia el autoritarismo, lo que hizo que los revolucionarios se volvieran contra él y establecieran la República Romana. No obstante, Austria y Francia intervinieron para restaurar el poder papal.
  • En Sicilia, una isla que era parte del Reino de las Dos Sicilias, los separatistas produjeron una constitución que abogaba por el principio de la soberanía popular. El monarca reaccionó ofreciendo autonomía a la isla como una solución de compromiso, el Acta de Gaeta, pero los rebeldes la rechazaron. Por lo tanto, el control sobre la isla fue recapturado por la fuerza por el monarca.
Una pintura de 1876 de Napoleone Nani que representa el movimiento independentista en Venecia, liderado por Daniele Manin.
Una pintura de 1876 de Napoleone Nani que representa el movimiento independentista en Venecia, liderado por Daniele Manin. Imagen de dominio público.

Los fracasos de las revueltas de 1848-1849 llevaron a un cambio significativo en el pensamiento político italiano. Los ideales de republicanismo y revolución política de Mazzini perdieron favor. En su lugar, emergió un consenso de que las diferentes facciones políticas italianas necesitaban unirse para lograr la independencia. Esto llevó a la propuesta de una suspensión temporal de los debates ideológicos hasta que se asegurara la independencia.

Cavour y el Contexto Favorable (1849-1859)

En 1852, Camillo Cavour se convirtió en primer ministro de Piamonte, navegando hábilmente por el panorama político. Comenzó a dominar la política piamontesa mediante una alianza (connubio, o matrimonio) entre su partido de centro-derecha y las facciones de centro-izquierda. Esto lo equilibró contra tanto el riesgo de una dictadura monárquica como el de una república en la vena extremista mazziniana. También modernizó Piamonte a través de acuerdos comerciales con Austria, Bélgica, Francia y Gran Bretaña, mediante la adopción de nuevas tecnologías productivas y a través de políticas anticlericales. Estas iniciativas le hicieron ganar apoyo tanto de demócratas como de republicanos, y le permitieron obtener apoyo para la independencia italiana también.

Desde 1853 hasta 1856, Piamonte participó en la Guerra de Crimea bajo la influencia del Rey Víctor Manuel II. Cavour aceptó participar en este conflicto para no oponerse al monarca, y se benefició de esto en el Congreso de París (1856), en el que se celebraron las conversaciones de paz. Allí expresó su preocupación por el dominio austriaco en el Norte de Italia, tratando de ganar la simpatía de las potencias europeas.

Además, forjó una alianza con Napoleón III de Francia en enero de 1859, asegurando el pacto a través de un matrimonio noble franco-piamontés.

Finalmente, en el frente doméstico, intentó acercarse a los patriotas italianos argumentando que solo el ejército de Piamonte era lo suficientemente fuerte para asegurar la independencia italiana.

Las Etapas de la Unificación Italiana (1859-1870)

La unificación de Italia ganó impulso en 1859, cuando Cavour provocó a Austria con maniobras militares. Los austriacos respondieron con un ultimátum, exigiendo la desmovilización militar y la disolución de la Sociedad Nacional Italiana —una organización que abrazaba las ideas del primer ministro. Empero, el rechazo de Cavour a estas estipulaciones condujo a la Segunda Guerra de Independencia Italiana, en la que Piamonte luchó junto a Francia contra Austria.

En ese momento, el contexto internacional favorecía las ambiciones piamontesas:

  • Rusia resentía la falta de apoyo de Austria durante la Guerra de Crimea.
  • Prusia se sentía humillada por los austriacos, ya que había intentado ejercer más control sobre la Confederación Alemana.
  • Francia aceptaría la expansión piamontesa para contrarrestar a Austria.
  • Gran Bretaña estaba dispuesta a brindar apoyo directo a Piamonte, para evitar el riesgo de que una Italia independiente se convirtiera en un estado satélite de Francia.

Sin embargo, hubo estallidos de actividad revolucionaria durante la guerra, y estos hicieron que Napoleón III se retirara del conflicto. Temía que el Centro de Italia cayera en manos de Piamonte en lugar de las del Papa. Debido a esto, firmó un armisticio con Austria en julio de 1859. Este acuerdo cedió Lombardía a Francia (y luego a Piamonte), dejó Venecia con Austria, restauró a los monarcas de Toscana y Módena, y reafirmó la autoridad del Papa.

Cavour presentó su renuncia después de que Víctor Manuel II aceptara el armisticio, pero pronto regresó al poder con apoyo popular. Luego persuadió a Francia para aceptar la anexión del Norte de Italia por Piamonte. En particular, los piamonteses adquirieron Toscana y Emilia a cambio de ceder Saboya y Niza a los franceses —esto marcó el final de la primera etapa de la unificación italiana.

La segunda fase del Risorgimento tuvo lugar cuando Giuseppe Garibaldi se movilizó para ganar control sobre el Sur de Italia. Había sido seguidor de Giuseppe Mazzini, pero rompió con este último porque pensó que una alianza con los monárquicos de Piamonte serviría mejor a la causa de la independencia italiana. Garibaldi reunió un cuerpo de voluntarios llamados « Camisas Rojas » y navegó a la isla de Sicilia en la Expedición de los Mil. Su objetivo era implementar una república allí, pero no quería provocar una revolución social. En su lugar, estableció un régimen dictatorial, en el que los campesinos fueron oprimidos y la inestabilidad fue un factor constante. Luego, decidió atacar Nápoles, la parte continental del Reino de las Dos Sicilias, y avanzar hacia Roma.

Sus acciones fueron opuestas rotundamente por Cavour, quien quería evitar la posibilidad de una intervención francesa en la Península Itálica para preservar la autoridad de la Iglesia sobre los Estados Papales. El gobierno piamontés orquestó una ocupación de Italia Central con el consentimiento de Francia, siempre y cuando sus tropas no representaran una amenaza para el Papa en Roma. Gracias a esto, Piamonte adquirió tanto los territorios de Italia Central como los de las Dos Sicilias.

Para marzo de 1861, Víctor Manuel II declaró la formación del Reino de Italia independiente, pero Roma y Venecia permanecieron fuera de su control: la primera aún estaba gobernada por el Papa y la segunda subyugada por Austria. El país era una monarquía constitucional bajo la influencia de Cavour, quien se esforzó por prevenir el extremismo de revolucionarios como Garibaldi. No obstante, el primer ministro murió en junio de 1861, por lo tanto, antes del fin del Risorgimento.

Una pintura detallada representa un gran evento histórico dentro de un salón de asambleas ornamentado lleno de cientos de hombres vestidos con atuendos formales del siglo XIX. El enfoque está en una figura central de pie en un podio cubierto con un lujoso paño de terciopelo rojo, dirigiéndose a la multitud reunida. La atmósfera es de solemnidad y significado, con banderas italianas adornando los balcones y paredes de la habitación ricamente decorada, sugiriendo un momento crucial de importancia estatal, probablemente la proclamación del Reino de Italia.
La ceremonia de la proclamación del Reino de Italia y la instalación del primer Parlamento italiano, pintada por Induno en 1861. Imagen de dominio público.

En abril de 1866, en medio de la Guerra Austro-Prusiana en el contexto de la unificación de Alemania, Italia se alineó con Prusia. A cambio, los italianos solicitaron tanto Venecia como Mantua, y las obtuvieron después de la guerra, en la Paz de Viena, en octubre de 1866. Según este tratado, no solo Austria cedió territorio a Italia, sino que también reconoció formalmente la existencia del nuevo reino. Empero, el estatus de Roma permaneció en cuestión.

La tercera y última fase del Risorgimento ocurrió en septiembre de 1870, en medio de la Guerra Franco-Prusiana, también relacionada con la unificación de Alemania. Los italianos se aprovecharon de la vulnerabilidad temporal de los franceses para lanzar una ofensiva contra los Estados Papales. Mientras el Segundo Imperio Francés colapsaba y daba paso a una república, Italia anexó Roma y así consolidó su dominio sobre toda la Península Itálica.

Conclusión: Italia tras la Unificación

Italia surgió como una monarquía constitucional centrada en el poder piamontés. Aunque los italianos tenían control práctico sobre Roma, el estatus de la ciudad (la Cuestión Romana) permaneció sin resolver hasta 1929, porque la Iglesia se negó a reconocer la formación del Reino de Italia.

La Italia recién unificada enfrentó numerosos desafíos: a saber, una economía pobre, resistencia al dominio piamontés, un sistema electoral restringido (solo votó el 2% de la población), disparidades regionales entre el Norte industrial y el Sur agrario, y la falta de una cultura e identidad nacionales italianas.

El Risorgimento no fue solo una lucha política o militar; fue una amalgama compleja de ideas, fracasos y reestrategias. Permitió la eventual unificación de Italia, y sus lecciones sobre unidad y adaptación estratégica siguen siendo relevantes para entender la formación de naciones modernas. También fue un momento crucial en la historia europea, como parte de un contexto de nacionalismo, construcción del estado y modernización que caracterizó a finales del siglo XIX y principios del XX.


Posted

in

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *