EE.UU. en el Posindependencia: Constitución, Washington y Adams

La firma de la Constitución de los Estados Unidos en 1789, en una pintura de 1940 por Howard Chandler Christy. Imagen de dominio público.

Después de que Estados Unidos declaró su independencia de los británicos en 1776, el país emprendió un camino para crear sus propias leyes e instituciones. Al principio, los estadounidenses estaban gobernados por múltiples constituciones estatales, pero pronto se hizo evidente la necesidad de un gobierno central fuerte con una constitución única para toda la nación, redactada en 1787. Tras el establecimiento del Congreso de los Estados Unidos, George Washington fue elegido presidente y sirvió de 1789 a 1796, un período durante el cual la población y la economía del país aumentaron y los estadounidenses se involucraron en turbulentos asuntos exteriores. En 1797, el federalista John Adams ascendió al poder e intentó sofocar la oposición de los demócrata-republicanos. Sus esfuerzos tuvieron el efecto contrario, porque su autoritarismo finalmente ayudó a la elección de Thomas Jefferson a la presidencia en 1800, quien posteriormente revirtió gran parte de las políticas de su predecesor.

La multitud de constituciones estatales

Mientras las Trece Colonias lograban su independencia del dominio colonial británico, cada una de ellas comenzó a redactar sus respectivas constituciones. Ya el 10 de mayo de 1776, el Segundo Congreso Continental había aconsejado a las colonias que formaran nuevos gobiernos para garantizar la felicidad y seguridad de sus ciudadanos. En el momento de la Declaración de Independencia, el 4 de julio de 1776, casi todas las colonias ya habían establecido sus constituciones. Aunque estos documentos se basaban en las prácticas inglesas, también adoptaban el republicanismo y consagraban una serie de derechos inalienables que habían sido largamente elogiados por los filósofos de la Ilustración, tales como:

  • Plazos fijos para quienes ocupaban cargos públicos.
  • Libertad de reunión.
  • Libertad de conciencia.
  • Libertad de prensa.
  • Habeas corpus.
  • Soberanía popular.
  • La inviolabilidad del domicilio.
  • El derecho a un juicio rápido por jurado.
  • El derecho a portar armas.
  • El derecho a elecciones libres.
  • El derecho a castigos humanos, si fueran necesarios.
  • La separación de poderes.

No todos estos derechos estaban presentes en cada constitución estatal. Más bien, algunos estados, como Virginia, otorgaban más derechos que otros. La constitución de Pensilvania era particularmente radical, porque estaba influenciada por artesanos, hombres de frontera y granjeros de habla alemana que habían ganado control de la región. Permitía votar a todos los contribuyentes masculinos y sus hijos, requería rotación en el cargo y contaba con una legislatura de una sola cámara. En ese momento, Vermont no formaba parte de Estados Unidos, pero su constitución abolió la esclavitud en 1777.

A pesar de estos avances, las constituciones estatales tenían limitaciones significativas según los estándares modernos, porque no rompían radicalmente con el pasado. No aseguraban la igualdad para todos. Por ejemplo, los estados del sur excluían a sus poblaciones esclavas de los derechos inalienables, las mujeres no tenían derechos políticos y ningún estado permitía el sufragio universal masculino. Incluso en los estados que permitían votar a todos los contribuyentes, como Delaware, Carolina del Norte, Georgia y Pensilvania, los titulares de cargos debían poseer propiedades.

En 1781, los Artículos de la Confederación entraron en vigor entre las Trece Colonias. Reflejando la renuencia de las antiguas colonias a renunciar a cualquier parte de su autonomía, los Artículos establecieron una unión muy flexible. George Washington describió acertadamente a los estados como unidos solo por una «cuerda de arena». Estas fueron algunas de las claras limitaciones de este arreglo:

  • El gobierno nacional carecía del poder para imponer aranceles, regular el comercio o recaudar impuestos.
  • El gobierno nacional tenía poco control sobre las relaciones internacionales.
  • Algunos estados tenían sus propios ejércitos y sus propias marinas.
  • Sin una moneda común estable, el comercio se realizaba con una mezcla confusa de monedas y billetes estatales y nacionales depreciados.

Por lo tanto, el hecho de que Estados Unidos estuviera gobernado por una multitud de constituciones estatales era muy problemático. Mientras tanto, las disputas entre Maryland y Virginia sobre la navegación en el río Potomac llevaron a una conferencia en Annapolis en 1786. Allí, Alexander Hamilton convenció a sus colegas de la necesidad de revisar los Artículos de la Confederación para fomentar el comercio. Siguiendo su estímulo y el apoyo de George Washington, la conferencia de Annapolis convocó a todos los estados a enviar representantes a una convención en Filadelfia la primavera siguiente.

La Convención de Filadelfia y la Constitución de EE.UU.

En 1787, el Segundo Congreso Continental autorizó la Convención de Filadelfia solo para enmendar los Artículos de la Confederación. Sin embargo, los delegados que asistieron a este evento decidieron construir una forma completamente nueva de gobierno para el país. Su objetivo era reconciliar el poder del control local ejercido por los 13 estados semi-independientes con la necesidad de un gobierno central fuerte. Al final, fue durante esta Convención que la Constitución de los Estados Unidos cobró vida.

La Convención Constitucional, también conocida como la Convención Federal, reunió a un grupo notable de líderes prominentes. Estos individuos tenían un promedio de 42 años de edad y una amplia experiencia en gobiernos coloniales y estatales, el legislativo, el judicial y el militar. Debido a su integridad y liderazgo militar, George Washington fue elegido como el oficial presidente. Otros delegados incluyeron a Benjamin Franklin, Gouverneur Morris y James Wilson de Pensilvania; James Madison de Virginia; Rufus King y Elbridge Gerry de Massachusetts; Roger Sherman de Connecticut; y Alexander Hamilton de Nueva York. No obstante, Thomas Jefferson y John Adams estuvieron ausentes, ya que estaban sirviendo como ministros en Francia y Gran Bretaña, respectivamente.

Los procedimientos fueron ampliamente documentados por James Madison, quien se convertiría en conocido como el «Padre de la Constitución». Los delegados establecieron que las funciones y poderes del gobierno nacional debían definirse cuidadosamente, mientras que todos los demás poderes se entendían como pertenecientes a los estados. Estos fueron algunos de los aspectos más destacados de la Constitución que redactaron para los Estados Unidos:

  • El estado tendría tres ramas iguales y coordinadas: el legislativo, el ejecutivo y el judicial. Esto fue influenciado por los escritos de Montesquieu y John Locke, quienes propusieron un sistema de pesos y contrapesos.
  • El gobierno federal tendría pleno poder sobre una serie de cuestiones: acuñar dinero, pedir prestado dinero, recaudar impuestos, regular el comercio interestatal, establecer pesos y medidas, otorgar patentes y derechos de autor, establecer oficinas de correos, construir carreteras postales, manejar asuntos con los nativos americanos, naturalizar extranjeros, controlar tierras públicas, aprobar leyes necesarias y adecuadas, llevar a cabo la política exterior, levantar un ejército y una marina, declarar la guerra y hacer la paz. Además, el gobierno estaba obligado a realizar un censo nacional de la población, contando a todos los habitantes excepto a los nativos americanos, cada 10 años.
  • El legislativo estaría compuesto por un Congreso con dos ramas: la Cámara de Representantes y el Senado, cada una con ciertos poderes. Por ejemplo, las nominaciones presidenciales y los tratados necesitaban confirmación del Senado, y el presidente y los jueces de la Corte Suprema podían ser acusados y removidos por el Congreso.
  • El poder judicial, encabezado por la Corte Suprema, tendría el poder de interpretar las leyes federales y la propia Constitución.
Esta imagen muestra un primer plano de un documento histórico, la Constitución de los Estados Unidos. El pergamino está envejecido, mostrando signos de desgaste y un tono marrón claro indicativo de su importancia histórica. El texto está escrito en una elegante escritura fluida, característica del siglo XVIII. En la parte superior, la palabra “Done” está escrita prominentemente, seguida de una declaración sobre el consentimiento unánime de los estados presentes en la Convención. Debajo de este texto, las firmas de los delegados están organizadas en columnas por estado, cada firma acompañada de un adorno o subrayado. De izquierda a derecha, los estados listados incluyen Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Georgia, New Hampshire, Massachusetts, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania. Cada sección del estado incluye los nombres de sus delegados, escritos en un estilo cursivo formal. Las firmas notables incluyen las de George Washington (como presidente de la Convención), Benjamin Franklin y James Madison. La caligrafía varía ligeramente, reflejando la escritura individual de cada firmante. La textura del pergamino es visible, con leves pliegues y decoloraciones que añaden a su autenticidad. La tinta varía en oscuridad, con algunas firmas apareciendo más oscuras que otras. El efecto general es de solemnidad y peso histórico, capturando el momento en que la Constitución fue formalmente acordada y firmada.
Firmas de los representantes de varios estados al final de la Constitución de los Estados Unidos. Imagen de dominio público.
  • Estados Unidos sería una democracia representativa. Empero, surgieron diferencias marcadas sobre este tema. Los estados pequeños objetaron basar la representación en la población, mientras que los estados grandes abogaron por una representación igual entre los estados. La solución de compromiso vino de Roger Sherman: representación basada en la población en la Cámara de Representantes y representación igual para los estados en el Senado.
  • Según el Compromiso de los Tres Quintos, tres quintos del número de esclavos en un estado determinado se considerarían para efectos de impuestos y membresía en la Cámara de Representantes para dichos estados. Esto fue adoptado en lugar de los deseos de los norteños, que querían que los esclavos se contaran para fines fiscales pero no para fines de representación.
  • Los estados tendrían la libertad de promulgar restricciones de voto, y muchos de ellos lo hicieron, excluyendo a los nativos americanos, esclavos, negros libres y mujeres del voto.
  • Las elecciones en Estados Unidos serían indirectas: en lugar de elegir directamente entre candidatos o partidos para un cargo, los votantes elegirían a personas para el Colegio Electoral que, a su vez, elegirían a los candidatos o partidos.
  • Cualquier territorio con 60,000 habitantes libres podría solicitar ser admitido en la Unión como un nuevo estado en igualdad de condiciones con los trece estados originales.
  • Cualquier enmienda a la Constitución estaba sujeta a un procedimiento difícil: debía ser propuesta por dos tercios de ambas cámaras del Congreso o dos tercios de los estados y ratificada por tres cuartas partes de las legislaturas estatales o convenciones.

Según ciertos autores, la Constitución de 1787 representaba intereses conservadores, porque los principales «agitadores» que ayudaron al país a asegurar la independencia estaban ausentes de la Convención de Filadelfia. Estos autores afirman que los Padres Fundadores de Estados Unidos querían asegurar la estabilidad del país y proteger los derechos de propiedad contra la «tiranía de la mayoría». Por ejemplo, el historiador estadounidense Charles Beard defiende una versión de este argumento, afirmando que los Padres Fundadores tenían intereses comerciales y capitalistas que se verían mejor servidos si el país tuviera un gobierno nacional fuerte. Sin embargo, debe señalarse que, en comparación con otras constituciones de la época, la Constitución de Estados Unidos era bastante liberal.

Federalistas, Anti-Federalistas y la Carta de Derechos

El 17 de septiembre de 1787, después de 16 semanas de deliberación, la Constitución fue firmada por 39 de los 42 delegados presentes. Juntos, celebraron la conclusión del documento. No obstante, la Constitución aún necesitaba la aprobación de las convenciones estatales para entrar en vigor. Debido a esto, surgió un debate entre dos partidos:

  • Los Federalistas apoyaban un gobierno central fuerte, por lo tanto, abogaban por la ratificación de la Constitución. Para difundir su ideología, escribieron Los Papeles Federalistas, una colección de 85 artículos y ensayos escritos anónimamente bajo el seudónimo «Publius». Más tarde, se revelaría que los autores eran Alexander Hamilton, James Madison y John Jay.
  • Los Anti-Federalistas preferían una asociación flexible de estados, por lo tanto, veían la Constitución como un atentado contra los derechos de los estados. También se oponían al hecho de que el documento no protegiera adecuadamente los derechos individuales. Liderados por Patrick Henry y George Mason, de Virginia, hicieron campaña contra la ratificación de la Constitución a menos que se incluyeran enmiendas que protegieran los derechos del pueblo. Cinco estados se adhirieron a este ultimátum.

El debate intenso entre estas facciones ocurrió en la prensa, las legislaturas y las convenciones estatales. Debido a esto, estados grandes como Nueva York y Virginia retrasaron sus respectivas ratificaciones.

En septiembre de 1789, el Primer Congreso de los Estados Unidos se reunió en Nueva York. En un esfuerzo por acelerar la entrada en vigor de la Constitución, el Congreso redactó las primeras diez enmiendas del documento, que llegaron a conocerse como la Carta de Derechos. Estos artículos garantizaban varias libertades, tales como:

  • Libertad de expresión.
  • Libertad de prensa.
  • Libertad de religión.
  • Protección contra castigos crueles e inusuales.
  • Protección contra registros e incautaciones irrazonables.
  • El derecho a un juicio justo.
  • El derecho a reunirse y protestar.
  • El derecho al debido proceso en casos penales.
  • El reconocimiento de derechos adicionales no enumerados.

Para diciembre de 1791, estas enmiendas fueron ratificadas, pero esto no puso fin al debate entre federalistas y anti-federalistas. Desde su adopción, solo se han añadido 17 enmiendas más a la Constitución de los Estados Unidos. Aunque algunas de ellas revisaron la estructura y el funcionamiento del gobierno federal, la mayoría amplió los derechos y libertades individuales, siguiendo el precedente establecido por la Carta de Derechos.

La administración de George Washington

Desde el 30 de abril de 1789, George Washington había estado sirviendo como el primer presidente de los Estados Unidos, después de ser elegido unánimemente por el Colegio Electoral. En el momento en que asumió el cargo, el gobierno tenía que establecer sus propias estructuras y crear un sistema de impuestos para sostenerse. No había un poder judicial, el Ejército era mínimo y la Marina era inexistente. Por lo tanto, el Congreso creó rápidamente una serie de instituciones muy necesarias:

  • El Departamento de Estado, encabezado por Thomas Jefferson.
  • El Departamento del Tesoro, encabezado por Alexander Hamilton.
  • El Departamento de Guerra.
  • El Departamento de Justicia.
  • El poder judicial, compuesto por una Corte Suprema, tribunales de circuito y tribunales de distrito.

El Congreso también determinó que un distrito federal, bajo su jurisdicción exclusiva, se estableciera a lo largo del río Potomac: Washington, D.C., llamado así en honor al presidente. Además, la preferencia de Washington por consultar a sus asesores de confianza llevó a la creación del Gabinete Presidencial, que incluía a los jefes de todos los departamentos del Congreso.

Esta pintura captura una escena militar con un fondo montañoso. El cielo es una mezcla de azul y gris, indicando un día parcialmente nublado. En primer plano, George Washington, en un caballo blanco, es destacado. Está vestido con un uniforme militar azul con charreteras doradas y un sombrero tricorne, encarnando liderazgo y autoridad. Washington está rodeado por otros oficiales montados, también en atuendos militares. Están en caballos de varios colores, incluyendo marrón y negro, y están en medio de una revisión militar. Los oficiales están conversando y señalando hacia las tropas alineadas en el fondo. Las tropas están formadas en filas ordenadas, vestidas con uniformes azules y buff. Sus mosquetes están al hombro, y están en posición de firmes, listos para la inspección. Detrás de ellos, hay tiendas de campaña, sugiriendo un campamento militar. La escena está enmarcada por montañas escarpadas en la distancia, añadiendo un elemento natural dramático a la composición. En primer plano a la izquierda, se representan dos civiles. Están vestidos con ropa sencilla y parecen ser observadores, posiblemente ciudadanos locales. Uno está señalando hacia la escena militar, añadiendo un sentido de compromiso e interés del público. Los colores de la pintura son apagados pero ricos, con los tonos terrosos del paisaje contrastando con los vibrantes azules y dorados de los uniformes militares. La pincelada es detallada, especialmente en la representación de los caballos y los pliegues de los uniformes, añadiendo profundidad y realismo a la escena.
George Washington revisando tropas como comandante en jefe, en una pintura atribuida a Frederick Kemmelmeyer. Imagen de dominio público.

La administración de Washington fue un período de intenso crecimiento económico y poblacional, ya que los estadounidenses se movían hacia el oeste y la inmigración desde Europa estaba aumentando. Por ejemplo, aquellos de Nueva Inglaterra y Pensilvania se establecían en Ohio, y los de Virginia y las Carolinas se mudaban a Kentucky y Tennessee. Había tierras agrícolas fértiles disponibles a bajo costo, y Estados Unidos estaba al borde de la Revolución Industrial, particularmente en la producción de textiles. Además, el sector naval estadounidense estaba expandiéndose, haciendo de Estados Unidos el segundo después de Gran Bretaña en los mares.

Para organizar el país en medio de estos cambios, la administración desarrolló políticas para asentar territorios previamente controlados por Gran Bretaña y España, estabilizó la frontera noroeste y supervisó la admisión de Vermont (1791), Kentucky (1792) y Tennessee (1796) como nuevos estados. Mientras tanto, Alexander Hamilton propuso un programa económico centrado en el desarrollo asistido por el gobierno. Su idea era estabilizar la moneda, aumentar los aranceles de importación y facilitar el acceso al crédito. Como parte del programa, el gobierno federal se comprometió a asumir las deudas estatales y crear el Banco de América. En general, las propuestas de Hamilton eran muy favorables a las industrias de los estados del norte. En la práctica, empero, la intervención estatal en la economía fomentó la especulación y generó una crisis: el Pánico de 1792, que alentó cambios legislativos, promoviendo la toma de riesgos y frenando la especulación.

Mientras tanto, durante la década de 1790, las viejas divisiones entre federalistas y anti-federalistas evolucionaron en el Primer Sistema de Partidos. Se caracterizó por las disputas entre el Partido Federalista y el Partido Demócrata-Republicano:

  • Los federalistas eran liderados por Alexander Hamilton e incluían nombres como John Adams. Ellos representaban los intereses del comercio y la manufactura, creyendo que estos sectores eran esenciales para el progreso y solo podían prosperar bajo un gobierno central fuerte que adoptara medidas proteccionistas. Además, desconfiaban de permitir que el país fuera gobernado por los cambiantes deseos de la mayoría de la población.
  • Los republicanos eran liderados por Thomas Jefferson e incluían nombres como James Madison. Ellos representaban los intereses agrícolas y, por lo tanto, tenían poco aprecio por el sector industrial. Creían que la democracia prosperaba mejor en una sociedad rural de agricultores autosuficientes bajo la jurisdicción de los estados (en lugar de la del gobierno federal). En consecuencia, tenían más fuerza en el sur.

Los debates entre estas facciones a menudo se daban en los periódicos, llevando a enfrentamientos ideológicos significativos. Por ejemplo, cuando Hamilton propuso establecer el Banco de América, Jefferson argumentó que la Constitución no otorgaba al gobierno federal la autoridad para hacerlo, ya que reservaba a los estados todos los poderes que no estaban explícitamente listados. Hamilton contrarrestó que las cláusulas generales de la Constitución implicaban un vasto conjunto de poderes necesarios, incluida la creación de un banco nacional para gestionar eficientemente las finanzas del país. Washington y el Congreso finalmente se alinearon con Hamilton, estableciendo un precedente para una interpretación expansiva de los poderes federales.

Durante el mandato de Washington, la política exterior también fue un tema crítico. Aunque era escéptico respecto a formar alianzas permanentes con otros estados, colaboró internacionalmente cuando favorecía los intereses estadounidenses. Un ejemplo fue la Revolución Haitiana, durante la cual Estados Unidos ayudó a los franceses a suprimir la rebelión enviando armas, municiones y dinero a la isla de Saint-Domingue. Además, la administración tuvo que lidiar con las repercusiones de la Revolución Francesa y la Era Napoleónica. En ese momento, los conflictos europeos amenazaban la paz y la estabilidad internacional, dificultando el desarrollo de Estados Unidos y profundizando las divisiones entre federalistas (favorables a Inglaterra) y demócrata-republicanos (favorables a Francia).

Al principio, Washington se abstuvo de inmiscuirse en los asuntos europeos, anulando el Tratado de Alianza Franco-Americano de 1778 e imponiendo una política de neutralidad. En 1793, Francia declaró la guerra a Gran Bretaña y España, y luego envió a Edmond Charles Genet como enviado a Estados Unidos. Sus acciones, incluida la captura de un barco británico y su uso posterior en la guerra, tensaron las relaciones estadounidenses con Francia. Mientras tanto, las tensiones con Gran Bretaña permanecían sin resolver, porque las tropas británicas aún ocupaban fuertes en Estados Unidos y estaban incautando barcos estadounidenses con destino a puertos franceses.

Washington envió a John Jay a Inglaterra, donde negoció un tratado que resultó en la retirada de los soldados británicos de los fuertes occidentales y una compensación por los barcos estadounidenses incautados. Sin embargo, el tratado impuso limitaciones al comercio estadounidense con las Indias Occidentales y no responsabilizó a Inglaterra por obligar a los soldados estadounidenses a luchar en su ejército. Además, el diplomático estadounidense Charles Pinckney negoció con éxito un tratado con España en 1795, resolviendo la frontera de Florida y otorgando a los estadounidenses acceso al puerto de Nueva Orleans.

En 1796, George Washington anunció que no se postularía para un tercer mandato presidencial. Ese mismo año, las elecciones para presidente y vicepresidente se unificaron: el primero sería quien obtuviera más votos y el segundo sería quien quedara en segundo lugar. Thomas Jefferson, un republicano, y John Adams, un federalista, compitieron para suceder a Washington. Adams ganó la elección por un estrecho margen.

La administración de John Adams

El tiempo de Adams en el cargo estuvo marcado por experiencias tumultuosas. Enojada por el tratado de John Jay con los británicos, Francia comenzó a incautar barcos estadounidenses con destino a Gran Bretaña, capturando 300 de ellos en 1797 y cortando relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Cuando Adams envió comisionados a París para negociar, fueron recibidos por agentes del Ministro de Relaciones Exteriores Talleyrand, quienes exigieron un préstamo de 12 millones de dólares y sobornos para iniciar las negociaciones. Este fue el Asunto XYZ, que provocó la hostilidad estadounidense hacia Francia, con serias repercusiones internas:

  • El gobierno comenzó a alistar tropas y fortalecer la Marina.
  • El Congreso aprobó las Leyes de Extranjería y Sedición (1798), que aplicaban restricciones a la inmigración y a la libertad de expresión en el país, impactando severamente las libertades civiles. La Ley de Extranjería otorgaba al presidente el poder de expulsar o encarcelar extranjeros en tiempo de guerra, mientras que la Ley de Sedición prohibía escribir, hablar o publicar cualquier cosa falsa, escandalosa y maliciosa contra el presidente o el Congreso.
  • El Congreso aprobó la Ley de Naturalización (1798), que extendió el tiempo para que un extranjero se convirtiera en ciudadano estadounidense de cinco a catorce años. Su objetivo era dificultar la adquisición de la ciudadanía por parte de inmigrantes irlandeses y franceses sospechosos de apoyar a los republicanos.

Estas medidas permitieron al gobierno sofocar la oposición, pero también fueron recibidas con resistencia, crearon mártires y aumentaron el apoyo a los demócrata-republicanos. Para contrarrestar las tendencias autoritarias de la administración de Adams, Jefferson y Madison patrocinaron las Resoluciones de Kentucky y Virginia. Estos documentos afirmaban que los estados tenían el derecho de cambiar y anular acciones federales. Más tarde, los estados del sur usarían esta misma doctrina de anulación para resistir el proteccionismo y defender la esclavitud.

Este es un retrato formal de John Adams, el segundo presidente de los Estados Unidos, pintado por John Trumbull. El fondo es oscuro, haciendo que la figura de Adams destaque prominentemente. Su atuendo es típico de finales del siglo XVIII, con un abrigo marrón sobre una camisa blanca con un cuello alto y una corbata blanca atada al cuello. El rostro de Adams es el punto focal del retrato. Tiene una tez pálida y su expresión es de seriedad y contemplación, reflejando su papel significativo en la historia estadounidense. Su cabello es blanco y está peinado de manera típica de la época, con rizos en los lados y recogido en una cola. La luz en la pintura está dirigida hacia su rostro, resaltando sus rasgos y dando una sensación de profundidad. La pincelada es fina y detallada, capturando la textura de la piel de Adams, los pliegues de su ropa y las expresiones sutiles en su rostro. El fondo oscuro contrasta fuertemente con su ropa de color claro, enfatizando su importancia y dando al retrato un tono solemne y digno. El efecto general es de respeto y admiración por una figura clave en la historia de Estados Unidos.
Un retrato de John Adams por John Trumbull. Imagen de dominio público.

En 1799, después de varias batallas navales, la guerra con Francia parecía inminente. A pesar del deseo de Hamilton de ir a la guerra, Adams reabrió las negociaciones con los franceses. Napoleón recibió las negociaciones con agrado y estas llevaron a la firma de la Convención de 1800. Liberó a Estados Unidos de su alianza de defensa de 1778 con Francia, pero los franceses se negaron a proporcionar compensación monetaria por la incautación de barcos estadounidenses.

En 1800, el pueblo estadounidense estaba listo para un cambio. Aunque los federalistas bajo Washington y Adams habían establecido un gobierno fuerte, sus políticas a veces alienaban a grandes grupos, fallando en honrar la noción de que el gobierno debe ser receptivo al pueblo. Por ejemplo, en 1798, habían promulgado un impuesto sobre las casas, tierras y esclavos, afectando a todos los propietarios del país.

Las elecciones presidenciales de 1800 se extendieron de marzo a noviembre. Fueron las primeras en involucrar convenciones de partidos y ataques mordaces por parte de los seguidores de cada candidato hacia sus rivales. Una vez más, John Adams y Thomas Jefferson competían por la presidencia. Al criticar el autoritarismo de Adams, los demócrata-republicanos habían ido ganando apoyo de pequeños agricultores, tenderos y trabajadores, por lo que su victoria no fue sorprendente. No obstante, debido a que sus electores en el Colegio Electoral olvidaron otorgar más votos a Jefferson que a su compañero de fórmula, Aaron Burr, ambos quedaron empatados con 73 votos para la presidencia. Según las reglas de la época, el empate debía ser resuelto por la Cámara de Representantes, que aún estaba dominada por los federalistas. Después de mucha controversia, los legisladores decidieron elegir a Thomas Jefferson, inaugurando una nueva era en la política estadounidense.

Conclusión

La historia de Estados Unidos después de la independencia es una de múltiples cambios y desafíos. El establecimiento de un Congreso, la redacción de una constitución, la creación de departamentos y otras instituciones — todo esto apuntaba hacia un estado que estaba creciendo progresivamente. Al mismo tiempo, la población estadounidense aumentó en más de un millón, de 1790 a 1800, las empresas estadounidenses entraron en la Revolución Industrial y nuevos estados fueron admitidos en la Unión. Tanto las administraciones de George Washington como las de John Adams tuvieron que lidiar con asuntos domésticos e internacionales urgentes, y a veces sus políticas específicas diferían. Adams, en particular, enfrentó muchos desafíos al intentar frenar la oposición. Sus acciones contribuyeron a un cambio en 1800, cuando los federalistas perdieron el poder frente a un partido demócrata-republicano liderado por Thomas Jefferson e interesado en dedicar la política a las necesidades de agricultores, tenderos y trabajadores. En definitiva, las semillas de las leyes e ideologías estadounidenses se encuentran en estas últimas décadas del siglo XVIII.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *