Historia de los EE. UU.: De Jefferson a Jackson (1801-1829)

La conclusión del Tratado de Gante, que puso fin formalmente a la Guerra de 1812 entre los EE. UU. y Gran Bretaña. Pintura de dominio público de Amédée Forestier.

Tras el final de la presidencia de George Washington, John Adams y Thomas Jefferson compitieron para ser su reemplazo. Al principio, Adams gobernó de 1797 a 1801, pero su administración fue tan turbulenta que los estadounidenses votaron por un cambio en las elecciones de 1800. Esto marcó el ascenso de Jefferson y sus tendencias agrarias e isolationistas, con un legado perdurable dejado a las presidencias de James Madison y James Monroe. Estos líderes expandieron el territorio de América y se involucraron en conflictos internacionales como la Guerra de 1812 y la Guerra México-Estadounidense. En 1825, John Quincy Adams, hijo del ex presidente, ascendió al poder con la ayuda del Congreso, a pesar de perder el voto popular frente a Andrew Jackson. Al final, la elección de Jackson en 1828 marcó el renacimiento del populismo estadounidense, inaugurando un nuevo capítulo en la historia del país.

La Era Jeffersoniana

Thomas Jefferson, de Virginia, era un Demócrata-Republicano que se oponía a la presidencia Federalista de John Adams (1797-1801). Fue testigo del rápido crecimiento de la población de los EE. UU. y creía que el futuro del país residía en la expansión territorial y de la población. Bajo la influencia de las ideas de Thomas Malthus, concluyó que América necesitaba más territorio para apoyar a su gente. Le preocupaban particularmente los yeomen — agricultores con pequeñas propiedades rurales. Pensaba que aquellos que llevaban una vida tan modesta eran el mejor tipo de ciudadano: uno que no es fácilmente influenciado y tiene la autonomía para tomar decisiones políticas y elecciones.

En las elecciones presidenciales de 1800, Jefferson apeló al idealismo estadounidense, lo que le valió una gran popularidad. Ascendió al poder y, más tarde, fue reelegido fácilmente gracias a una coalición de pequeños agricultores, tenderos y trabajadores urbanos. En su primer discurso inaugural, prometió un «gobierno sabio y frugal» que mantendría el orden mientras permitía a las personas perseguir libremente sus propios negocios y oportunidades de desarrollo personal. Su presencia en la Casa Blanca fomentó principios democráticos. Vio a América como un refugio para los oprimidos y promulgó una ley de naturalización liberal. Además, Jefferson adoptó una simplicidad democrática, evitando gran parte del boato y ceremonia tradicional asociados con la presidencia.

Sin embargo, Jefferson no estaba a favor de una soberanía popular desenfrenada. Propuso ceder el poder a una «aristocracia natural» — una que derivara su poder del talento y la virtud (o mérito), en lugar de la riqueza o los títulos heredados. Para él, la educación pública era esencial. Si todos tuvieran las mismas oportunidades, las mejores personas se calificarían para tener un trabajo en el gobierno. En consecuencia, creía que las instituciones estatales debían descentralizarse y sus leyes y decisiones debían ser revisadas periódicamente por aquellos que merecieran tal poder. En definitiva, Jefferson era menos un defensor de los derechos políticos de las masas que un gran proponente de la meritocracia.

En consonancia con sus tendencias agrarias, Jefferson temía el auge de las fábricas y la acumulación de poder en manos del ejército. Con el apoyo de sus compañeros republicanos, redujo drásticamente el gasto militar durante su mandato. Estos recortes presupuestarios, supervisados por el Secretario del Tesoro, Albert Gallatin, contribuyeron a reducir la deuda nacional a menos de 560 millones de dólares.

Gracias a las decisiones de la Corte Suprema bajo el presidente del tribunal, John Marshall, quien había sido nombrado por John Adams, el poder del gobierno federal se reforzó significativamente. No obstante, Marshall también transformó la Corte Suprema en una entidad poderosa a la par del Congreso y la presidencia. En 1803, en el caso histórico Marbury v. Madison, la Corte estableció su autoridad para revisar la constitucionalidad de las leyes.

Este retrato de Thomas Jefferson, el tercer presidente de los Estados Unidos, captura su imagen de manera digna y solemne. Jefferson es retratado con un abrigo oscuro y una camisa blanca de cuello alto, típico de la moda de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Su cabello es blanco y está peinado de una manera que refleja las normas de la época, posiblemente atado. La expresión de Jefferson es serena y reflexiva, con una leve sonrisa que transmite su carácter intelectual. El fondo del retrato es de un marrón oscuro apagado, que contrasta con los tonos más claros de su rostro y ropa, atrayendo la atención hacia sus rasgos. La textura de la pintura muestra un trabajo de pincel fino, particularmente en los detalles del cabello de Jefferson y el sombreado sutil en su rostro. El efecto general es de autoridad y sabiduría tranquila, apropiado para el estatus de Jefferson como Padre Fundador y figura clave en la historia de Estados Unidos. Este retrato enfatiza sus contribuciones a los primeros Estados Unidos, destacando su legado en gobernanza, filosofía e innovación.
Un retrato de Thomas Jefferson por Rembrandt Peale. Imagen de dominio público.

La administración de Jefferson también tuvo que lidiar con una serie de problemas internacionales, debido a las Guerras Napoleónicas en curso. Después de la Guerra de los Siete Años, Francia había cedido su territorio al oeste del río Mississippi a España. El acceso al puerto de Nueva Orleans era crucial para el comercio estadounidense desde los valles de los ríos Ohio y Mississippi. Cuando Napoleón Bonaparte obligó a España a devolver el Territorio de Luisiana a Francia, los estadounidenses se alarmaron. Los planes franceses para un gran imperio colonial amenazaban el desarrollo futuro de los Estados Unidos. Jefferson advirtió que si Francia tomaba posesión de Luisiana, los EE. UU. podrían necesitar aliarse con Gran Bretaña.

Empero, Napoleón perdió interés en el territorio después de una revuelta de esclavos, la Revolución Haitiana, que expulsó a los franceses de Haití. Anticipando otra guerra con Gran Bretaña, Napoleón decidió vender Luisiana a los Estados Unidos para financiar su tesoro y mantener el territorio fuera de las manos británicas. Jefferson enfrentó un dilema ya que la Constitución no autorizaba explícitamente la compra de territorio. Inicialmente, consideró proponer una enmienda, pero temía que el gobernante francés pudiera cambiar de opinión. Asesorado de que el poder para comprar territorio era inherente a los poderes de hacer tratados, Jefferson aceptó la compra, confiando en que cualquier efecto negativo de esta interpretación flexible sería corregido por el buen juicio del país.

En 1803, los Estados Unidos compraron Luisiana por 15 millones de dólares, un territorio de más de 2.6 millones de kilómetros cuadrados, incluyendo el vital puerto de Nueva Orleans. Esta adquisición duplicó el tamaño de los Estados Unidos, añadiendo vastas llanuras, montañas, bosques y sistemas fluviales que se convertirían en el corazón de la nación.

En medio de la Era Napoleónica, Jefferson declaró la neutralidad estadounidense en el conflicto entre Gran Bretaña y Francia. Sin embargo, esto fue un obstáculo para el comercio internacional, porque ambos países intentaron restringir los movimientos de los barcos neutrales mediante confiscaciones. La dominación naval británica hizo que sus confiscaciones fueran mucho más severas: sus comandantes frecuentemente registraban barcos, confiscaban cargamentos y forzaban a marineros estadounidenses a servir en la Marina Británica, creyendo que eran súbditos británicos.

Al principio, Jefferson respondió aprobando la Ley de No Importación de 1806, que prohibía ciertas importaciones de Gran Bretaña, y ordenando a los buques de guerra británicos que abandonaran las aguas de los EE. UU. A pesar de la presión económica, los británicos continuaron su campaña contra los barcos neutrales. Esto llevó a Jefferson a proponer la Ley de Embargo de 1807, que prohibía todo comercio exterior estadounidense — en esencia, una verdadera neutralidad en el conflicto. Irónicamente, hacer cumplir el embargo requirió fuertes poderes policiales, lo que ayudó a expandir la autoridad del gobierno nacional. Mientras tanto, también en 1807, el Congreso aprobó la Ley de Prohibición de la Importación de Esclavos, que determinó que los Estados Unidos estarían prohibidos del comercio internacional de esclavos a partir del 1 de enero de 1808. No hace falta decir que el comercio interno de esclavos permaneció sin cambios.

Aunque las leyes de 1806 y 1807 se aplicaron imperfectamente, devastaron la economía de los EE. UU. y fueron ineficaces en sus objetivos de política exterior. Las exportaciones estadounidenses se redujeron a una quinta parte de su volumen anterior en un solo año. Los intereses navieros, especialmente en Nueva Inglaterra y Nueva York, fueron casi arruinados, y surgió un descontento generalizado. Los intereses agrícolas también sufrieron, ya que los agricultores del Sur y del Oeste no pudieron exportar sus excedentes, lo que hizo que los precios de los alimentos cayeran en picado. Además, el embargo no logró obligar a Gran Bretaña a cambiar sus políticas — de hecho, incluso más estadounidenses fueron forzados a servir en la Marina Británica.

A medida que crecía la insatisfacción interna, Jefferson adoptó un enfoque más moderado. A principios de 1809, firmó la Ley de No Intercurso. Esta ley permitía el comercio con todas las naciones excepto Gran Bretaña y Francia y sus dependencias, y su aprobación apaciguó parcialmente los intereses navieros domésticos.

Madison y la Guerra de 1812

James Madison asumió la presidencia en 1809, y las tensiones con Gran Bretaña se intensificaron rápidamente. Madison presentó al Congreso un informe detallado que mostraba miles de casos en los que los británicos se habían beneficiado del trabajo forzado de ciudadanos estadounidenses. Además, los colonos en el Noroeste sufrían ataques de indios, quienes creían que eran incitados por agentes británicos en Canadá. Muchos estadounidenses apoyaban la idea de conquistar Canadá para eliminar la influencia británica en América del Norte y para tomar represalias por las acciones británicas. Para 1812, el país estaba ansioso por la guerra, y el 18 de junio, los Estados Unidos declararon la guerra a Gran Bretaña.

La Guerra de 1812 comenzó con la nación profundamente dividida. El Sur y el Oeste estaban a favor del conflicto, mientras que Nueva York y Nueva Inglaterra se oponían debido a su impacto en su comercio. El ejército estadounidense estaba mal preparado, con menos de 7,000 soldados regulares estacionados en puestos dispersos a lo largo de la costa, cerca de la frontera canadiense y en el interior remoto. Las milicias estatales estaban mal entrenadas e indisciplinadas. Las hostilidades iniciales incluyeron una invasión de Canadá, que fracasó y resultó en la ocupación británica de Detroit. No obstante, la Marina de los EE. UU. logró algunos éxitos, y los corsarios estadounidenses capturaron 500 buques británicos a finales de 1812 y principios de 1813.

La campaña de 1813 se centró en el Lago Erie. El General William Henry Harrison, quien más tarde se convertiría en presidente, dirigió un ejército para reconquistar Detroit. El 12 de septiembre, mientras aún estaba en Ohio, Harrison supo que el comodoro Oliver Hazard Perry había destruido la flota británica en el Lago Erie. Harrison entonces ocupó Detroit y avanzó hacia Canadá, derrotando a los británicos y a sus aliados indios en el río Támesis. Debido a esto, toda la región quedó bajo control estadounidense. En 1814, el comodoro Thomas Macdonough ganó una batalla crucial en el Lago Champlain, obligando a una fuerza de invasión británica a retirarse a Canadá. A pesar de estas victorias, los británicos continuaron hostigando la costa este, y el 24 de agosto de 1814, una fuerza expedicionaria británica incendió Washington, D.C., obligando al presidente Madison a huir a Virginia.

Esta obra de arte muestra las secuelas del ataque británico al Capitolio de los Estados Unidos durante la Guerra de 1812. La escena muestra el edificio del Capitolio parcialmente destruido, con la sección central de la estructura fuertemente dañada y las alas exteriores mayormente intactas pero chamuscadas. La arquitectura del edificio es clásica, con piedra blanca y detalles ornamentales que contrastan fuertemente con las áreas oscuras y quemadas. En primer plano, se ven algunas personas caminando y de pie, examinando los daños. Estas figuras están vestidas con ropa de principios del siglo XIX, con abrigos largos y sombreros típicos de la época. El paisaje alrededor del Capitolio es desolado, con parches de hierba y escombros esparcidos por el suelo, enfatizando la destrucción. El cielo arriba está despejado, añadiendo un contraste marcado con la devastación abajo. La imagen transmite efectivamente la magnitud del daño y el ambiente sombrío tras el ataque. Sirve como un recordatorio histórico de la vulnerabilidad de los símbolos nacionales durante tiempos de guerra y la resiliencia necesaria para reconstruir y recuperarse.
Daños al Capitolio de los EE. UU. tras los ataques británicos a Washington, D.C., durante la Guerra de 1812. Pintura de dominio público de George Munger.

Las conversaciones de paz estaban en marcha en Europa, y los británicos decidieron ceder después de enterarse de la victoria de Macdonough. Con el tesoro británico agotado por las Guerras Napoleónicas, los negociadores aceptaron el Tratado de Gante en diciembre de 1814. Este tratado puso fin a las hostilidades, restauró los territorios conquistados y estableció una comisión para resolver disputas fronterizas. Como algunas tropas lideradas por el General Andrew Jackson no estaban al tanto del tratado de paz, continuaron luchando cerca de Nueva Orleans, donde lograron una victoria decisiva.

La Guerra de 1812 actuó como una segunda guerra de independencia, afirmando la separación de América de Inglaterra y resolviendo muchas dificultades que surgieron después de la Independencia de Estados Unidos. Empero, la guerra también demostró las crecientes divisiones entre los estados estadounidenses. Aunque el Sur apoyó la guerra, su interrupción del comercio fue perjudicial para las industrias del Norte. El conflicto ilustró el triunfo de los Demócratas-Republicanos sobre los Federalistas en el ámbito político.

Estas fueron las principales consecuencias de la Guerra de 1812:

  • Las esperanzas británicas de restablecer su influencia por debajo de la frontera canadiense fueron destruidas.
  • Los estados del Sur y del Norte tuvieron que lidiar con la incorporación de los territorios recién adquiridos a la Unión — particularmente, tuvieron que lidiar con la extensión o no de la esclavitud a estos territorios.
  • El Partido Federalista prácticamente desapareció. Mientras las negociaciones de paz estaban en curso, delegados federalistas de varios estados de Nueva Inglaterra se reunieron en Hartford, Connecticut, para oponerse a lo que llamaron la «guerra de Mr. Madison». En la Convención de Hartford (1814), afirmaron que la guerra estaba arruinando la economía y discutieron estrategias para frenar el poder de los estados del Sur. Sin embargo, el fin de la guerra y la victoria en Nueva Orleans hicieron que los Federalistas parecieran desleales al país — una reputación de la que nunca se recuperaron — mientras los Demócratas-Republicanos ganaban popularidad.
  • Para ayudar a la economía a recuperarse después de la guerra, se creó el Segundo Banco de los Estados Unidos. Aunque este banco prestaba dinero al gobierno y almacenaba el dinero del gobierno, era una institución privada. Además, a diferencia de otros bancos privados, este estaba autorizado a abrir sucursales en todos los estados de EE. UU.

Las dificultades de la guerra resaltaron la necesidad de proteger a los fabricantes estadounidenses de la competencia extranjera. En ese momento, la independencia económica se consideraba tan crucial como la independencia política. Líderes como Henry Clay y John Calhoun promovieron el proteccionismo, abogando por aranceles para apoyar a la industria estadounidense. Gracias a sus acciones, los Estados Unidos promulgaron sus primeros aranceles altos al comercio exterior en 1816. Estos aranceles protegieron varias industrias, como la producción textil de Vermont, Ohio y Kentucky, impulsando la producción nacional frente a la competencia extranjera.

Mientras tanto, también en 1816, un grupo de northerners y sureños fundó la Sociedad Americana de Colonización. Creían que los hombres libres eran un peligro para la sociedad estadounidense y deseaban patrocinar su emigración a Liberia, en África, donde se fundaría una colonia negra. La mayoría de los hombres libres se opusieron a este plan, ya que habían nacido en América y tenían pocos vínculos con las sociedades africanas. En cualquier caso, solo unos 3,000 antiguos esclavos terminaron siendo enviados a Liberia — una porción minúscula de la población negra de los Estados Unidos.

Expansión Territorial y la Doctrina Monroe

En 1817, James Monroe, un Demócrata-Republicano como Jefferson y Madison, asumió la presidencia. Su administración llegó a ser conocida como la Era de los Buenos Sentimientos, porque el país acababa de ganar la Guerra de 1812 y los estadounidenses tenían un sentido de propósito nacional y un deseo de unidad.

Con el auge de la industria algodonera, impulsado por la invención de la desmotadora de algodón por Eli Whitney y la creciente Revolución Industrial, la esclavitud se volvió más rentable. La economía del Sur se entrelazó profundamente con la esclavitud a medida que la cultivación de algodón se extendía hacia el oeste y el cultivo de caña de azúcar crecía en Luisiana. A medida que el Norte y el Sur se expandían hacia el oeste, las tensiones políticas sobre la esclavitud aumentaban. La esclavitud, que una vez se esperaba que desapareciera, ganó prominencia como un tema nacional.

En 1819, la solicitud de Missouri para unirse a la Unión como un estado esclavista provocó un intenso debate. Los northerners se opusieron vehementemente a esto, pero surgió un acuerdo al año siguiente, cuando Maine solicitó la admisión como un estado libre. El presidente de la Cámara de Representantes, Henry Clay, orquestó el Compromiso de Missouri (1820), que ayudó a restaurar el equilibrio entre los estados:

  • Missouri se uniría a la Unión como un estado esclavista.
  • Maine se uniría a la Unión como un estado libre.
  • Los nuevos estados situados por encima de la latitud de Missouri serían estados libres, mientras que los situados por debajo serían estados esclavistas.
  • Se mantendría la Cláusula de los Tres Quintos, que determinaba que los esclavos contaban como tres quintos de una persona para fines de impuestos y representación en la Cámara de Representantes.

La expansión hacia el oeste de América continuó durante la década de 1820. Los colonos de la frontera eran un grupo diverso, resistente y hospitalario, pero vivían en condiciones simples. A medida que se asentaban, construían hogares y comunidades más permanentes, impulsando el desarrollo económico y social. Además de asentarse en Texas, los estadounidenses ayudaron a crear seis estados de 1816 a 1821, siempre manteniendo un equilibrio entre estados libres y esclavistas.

Durante ese período, los países latinoamericanos finalmente lograron su independencia de las potencias ibéricas — España y Portugal. Para 1822, líderes como Simón Bolívar y José de San Martín habían ganado la independencia para la mayoría de los países. Los Estados Unidos, viendo paralelismos con su propia lucha, apoyaron estos movimientos. El presidente James Monroe reconoció rápidamente a las nuevas naciones. No obstante, algunas potencias del Concierto Europeo se comprometieron a restaurar el control español sobre sus antiguas colonias, según los principios de la Santa Alianza. Esto causó preocupación en los Estados Unidos, lo que llevó al Secretario de Estado, John Quincy Adams, a proponer una forma de que los estadounidenses apoyaran a sus vecinos.

En su mensaje anual al Congreso en diciembre de 1823, el presidente formuló la Doctrina Monroe: los EE. UU. no se involucrarían en guerras europeas, pero considerarían cualquier empresa colonial en América Latina como un acto de agresión. En términos más simples, esta doctrina predicaba la noción de «América para los americanos». Empero, Monroe no se oponía completamente a la presencia europea en las cercanías. Las colonias europeas existentes, como el asentamiento holandés en Surinam, quedaron sin ser perturbadas, y las intervenciones extranjeras fueron toleradas en circunstancias excepcionales. Un caso concreto es el bloqueo anglo-francés del Río de la Plata, una importante ruta de transporte para la plata latinoamericana, en la década de 1840.

Esta caricatura política ilustra la Doctrina Monroe, un elemento clave de la política exterior estadounidense a principios del siglo XIX. La escena muestra a un grupo de potencias europeas personificadas por figuras caricaturescas con atuendos militares y reales elaborados, paradas en el lado izquierdo de la imagen. Cada figura representa un país diferente, con etiquetas como "Portugal," "Francia," "España," y otros en sus ropas o sombreros. En el centro, una figura imponente de Tío Sam, vestida con un uniforme militar y sosteniendo un rifle, está de pie junto a un cartel que dice, "No Traspasar - América para los Americanos - Tío Sam." Las figuras europeas parecen disgustadas y dudosas, indicando su reconocimiento de la advertencia de la doctrina contra más colonización o intervención en las Américas. Detrás de Tío Sam, un grupo más pequeño que representa a los países latinoamericanos, incluyendo figuras etiquetadas como "México" y "Venezuela", observa con una mezcla de esperanza y dependencia en la protección estadounidense. El suelo frente a Tío Sam muestra una clara demarcación, simbolizando el límite establecido por la Doctrina Monroe. El fondo es simple, con detalles mínimos, asegurando que el enfoque permanezca en la interacción entre los personajes y el mensaje de la política. La caricatura utiliza la exageración y el simbolismo de manera efectiva para comunicar la esencia de la Doctrina Monroe y su impacto en las relaciones internacionales.
Una caricatura política que muestra al Tío Sam sosteniendo un rifle y de pie entre europeos y latinoamericanos. Imagen de dominio público de Victor Gillam.

Adams y el Pacto Corrupto

Debido al colapso del Partido Federalista, también colapsó el método tradicional de elegir nominados presidenciales a través de caucus de partidos en el Congreso. Así, en las elecciones presidenciales de 1824, las legislaturas estatales nominaron candidatos. Tennessee y Pensilvania eligieron a Andrew Jackson, Kentucky eligió a Henry Clay, Massachusetts seleccionó a John Quincy Adams, y un caucus del Congreso eligió a William Crawford.

La elección fue fuertemente influenciada por la personalidad y la lealtad regional. Adams aseguró Nueva Inglaterra y la mayor parte de Nueva York, Clay ganó Kentucky, Ohio y Missouri, Jackson obtuvo el sureste, las Carolinas, Pensilvania, Maryland y Nueva Jersey, y Crawford tomó Virginia, Georgia y Delaware. Dado que ningún candidato ganó una mayoría en el Colegio Electoral, la decisión pasó a la Cámara de Representantes. A pesar de ganar el voto popular, Andrew Jackson enfrentó la oposición de Henry Clay en la Cámara. La influencia de Clay, a menudo referida como un «pacto corrupto», ayudó a John Quincy Adams a convertirse en presidente.

A pesar de gobernar de manera eficiente, la actitud fría de Adams y sus esfuerzos fallidos para implementar un sistema nacional de carreteras y canales lo hicieron impopular. En contraste, Jackson tenía un atractivo popular inmenso. Su rivalidad fue el trasfondo para el surgimiento de nuevas alineaciones de partidos:

  • Partido Republicano Nacional: Abogaba por un gobierno federal fuerte para apoyar el desarrollo nacional. Incluía a los partidarios de Adams y antiguos federalistas.
  • Partido Demócrata: Abogaba por un gobierno pequeño y descentralizado. Incluía a los partidarios de Jackson así como a aquellos que simplemente se oponían a la forma poco ortodoxa en que Adams había ascendido al poder.

Andrew Jackson no era ni letrado ni experimentado en política, a pesar de ser un político de Tennessee. Era mejor conocido por ser un héroe en la Guerra de 1812 y por participar en la Primera Guerra Seminola, ambas de las cuales terminaron en victorias abrumadoras. Su carrera militar le ganó un apoyo significativo de la «gente común» — precisamente aquellos que, paso a paso, estaban ganando el derecho al voto. Desde la Era Jeffersoniana, los Estados Unidos habían estado avanzando hacia el sufragio universal masculino para los blancos. En las elecciones presidenciales de 1828, los electores presidenciales fueron elegidos por voto popular en todos los estados excepto Delaware y Carolina del Sur. Además, la mayoría de los estados ya no imponían requisitos de ingresos para los posibles votantes. Incluso los analfabetos podían votar, con la ayuda de listas estandarizadas que simplemente podían colocar en las urnas. Gracias a estos desarrollos, Andrew Jackson aseguró una victoria abrumadora y finalmente ascendió a la presidencia en 1829.

Conclusión

En la historia estadounidense, el período de Jefferson a Jackson fue una era transformadora, caracterizada por cambios políticos, territoriales y económicos significativos. La visión de Jefferson de una nación de pequeños agricultores y sus políticas de expansión territorial sentaron las bases para el crecimiento hacia el oeste de América. La Guerra de 1812 bajo el liderazgo de Madison reafirmó la independencia estadounidense pero también destacó las divisiones regionales. La presidencia de Monroe fomentó un sentido de unidad nacional y dirigió la atención del país hacia América Latina. Finalmente, la contenciosa elección presidencial de 1824 fue un interludio hasta el ascenso de Andrew Jackson. Este período estuvo marcado por profundas transformaciones que eventualmente conducirían a la Guerra de Secesión, moldeando la trayectoria de la nación.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *